Habemus Presidente

154

Escribe Armando Miño Rivera, Periodista Independiente y Docente Universitario (Desde Lima, Perú).

El Jurado Nacional de Elecciones proclamó oficialmente a las 7:38 de la noche del lunes 19 de julio del 2021, como presidente del Perú a José Pedro Castillo Terrones. Nacido en Cajamarca, en el pueblo de Puña, profesor de escuela básica, ahora se ceñirá la banda presidencial.

Sus primeras palabras fueron para agradecer al pueblo peruano por su apoyo, al Perú profundo y a quienes desean un cambio. También, señaló: “Invoco a nuestros contendores políticos, a la lideresa de Fuerza Popular, [a] que no pongamos más obstáculos para sacar adelante este país”. Directo y sin escalas.

Lo cierto es que Castillo se encuentra con un país fragmentado, dolido por esta pandemia y 200 años de saqueo de parte de muchas autoridades. De un país donde no solo la derecha -como muchos han argumentado- sino la izquierda, la centro izquierda, los militares y caudillos, han mermado, han extraído hasta la médula el dinero a las arcas del estado. Y es que, tomando las palabras de unos buenos amigos, Perú es un país tan rico que se puede seguir escarbando, robando, lucrando y sale más y más.

Castillo tendrá que lidiar con un congreso en el que no tiene mayoría. Deberá tener puntada fina, toque corto y sobrio, reunificar un país que se polarizó por estas elecciones, donde una prontuariada, un grupo de políticos desfasados, intelectuales e incluso gente a pie que lo ven como quien terminará de arrojar al abismo a un país que ya está al borde del mismo. Lo curiosos es que él no lo puso allí, sino los gobernantes anteriores y un partido que se ha querido perpetuar desde 1990 en el poder, con una lideresa naranja que delira por ser presidenta pero que ya tuvo tres strike.

Esperemos que haya consenso, mente fría y corazón caliente, que los legisladores estén a la altura de conversar, concertar y caminar estos cinco años junto al Poder Ejecutivo y Judicial, porque la verdad, estos 200 años no han sido los mejores y quizá desde Puña haya una luz en el horizonte.