Mesa Directiva Regional de la CChC Rancagua cumple un año de gestión

137

Escribe Gonzalo Aceituno Arteta, Presidente CChC Rancagua.

El 20 de agosto de 2019 se desarrolló la instancia gremial en la que fui elegido Presidente Regional de la CChC, decisión que valoro y agradezco, por el apoyo y confianza que los socios me entregaron mayoritariamente.

Además, en ese mismo acto, se constituyó la Mesa Directiva Regional que presido y que está conformada por Manuel Olmos, Vicepresidente Gremial, Rodrigo Vergara, Vicepresidente de Gestión y José Luis Saffirrio, Past-President, quienes me han acompañado y apoyado durante el singular período.

Al momento de iniciar nuestro mandato, definimos nuestras líneas de acción bajo los ejes estratégicos de la CChC, donde nuestros esfuerzos fueron, y siguen siendo, impulsar la participación activa de los socios y representarlos fielmente, así como consolidarnos como un referente regional y ser una voz incidente en la aplicación de políticas públicas regionales referidas a nuestro rubro.

Al poco andar, sucedieron dos eventos que necesariamente condicionan nuestro accionar, primero, lo que se ha conocido como “el estallido social” y que ha modificado la agenda política del país y, posteriormente, la pandemia, originada por COVID-19, con graves consecuencias sanitarias para la ciudadanía.

De esta manera, lejos de decaer, nos transformamos con mayor fuerza, sin abandonar los principales objetivos propuestos, colocando un énfasis especial en convertirnos en un agente de cambio para nuestros socios, para el gremio y, sobre todo, para nuestra Región.      

Esto nos llevó a trabajar con más voluntad, mayor decisión y compromiso: apoyar a nuestros socios se volvió una tarea prioritaria, ayudar a sus trabajadores, a sus familias y la comunidad han formado parte de nuestro foco principal estos meses.

Para lograr este objetivo, desplegamos una intensa agenda de trabajo en la que involucramos a autoridades, comunidad y grupos de interés, llevando a cabo una serie de medidas entre las que destacan los siguientes ejes de acción:

1. APOYO SOCIOS:

El foco principal ha estado puesto en lograr una continuidad productiva, siempre y cuando las autoridades de salud lo permitieran. Se implementó un “Protocolo Sanitario” que establece parámetros mínimos de seguridad para trabajadores en sus espacios de trabajo y donde fuimos la primera región del país en lograr el 100% de adhesión entre nuestras empresas socias. Apoyamos con insumos y capacitaciones para la implementación de este protocolo y el cuidado de los trabajadores, generamos reuniones de difusión y apoyo sobre la ley de pro-empleo con entes públicos y privados, con el fin de entregar herramientas que permitieran resolver dificultades ante la emergencia.

2. APOYO PROGRAMAS SOCIALES PARA TRABAJADORES:

Se llevo a cabo una línea de acción que denominamos “Compromiso Social”, instancia de apoyo a los trabajadores cesantes de la construcción, realizando apoyo permanente a los socios sobre sus trabajadores desvinculados, promoviendo la implementación de ayudas concretas y directas a la cual pueden optar los trabajadores.

3. APOYO SOCIAL COMUNIDAD:

En la preocupación por la región y las necesidades de la comunidad, formamos parte de distintas mesas de alianza público-privadas que van en ayuda a los más vulnerables ante esta emergencia, logrando así apoyar a muchas entidades (eleam, albergues, ollas comunes, cajas de mercadería).

También prestamos apoyo en la alianza existente con la CPC, colaborando en la logística, focalización y entrega de cajas de alimentos en las comunas de Peumo, Pichilemu, La Estrella y Marchigue.

Sin duda alguna este año ha sido complejo, pero nos ha dado la oportunidad de trabajar alineados y ha permitido liderar procesos sociales y gremiales, incluso a nivel nacional. Logrando ser un aporte real y concreto en la región.

En esta oportunidad, cuando podemos mirar en retrospectiva, no puedo dejar de agradecer a la Mesa Directiva Regional, a nuestros consejeros y al equipo Regional de la CChC. Hoy, no podemos perder de vista que nos queda el desafío de un nuevo año, en el cual me presento a trabajar con el mismo compromiso, apoyar el crecimiento y consolidación de las empresas socias y seguir levantando nuestra región.

Esta es una tarea de todos y estoy convencido, que trabajando unidos, ¡lo lograremos! 

Un fuerte abrazo.