O’Higgins: un escondite político

153

Escribe Arturo Vásquez Rojas, Periodista y Magíster en Liderazgo.

Desde octubre del 2019 que estamos viviendo situaciones que, para algunos no son normales. Claro, para ellos lo normal era que los ricos fueran más rico y los pobres no se revelaran. Esto último ocurrió y la vida de fin de año pasado e inicio de este 2020 no fue ‘normal’. Ahora se suma esta pandemia que hizo que todo fuera más extraño, con cambios de costumbres para todos y un hacinamiento general que nos hizo conocer a quiénes vivían bajo nuestro mismo techo, lo que la vorágine de nuestras habituales vidas no nos dejaba antes de octubre del año pasado.

Y dentro de tanta anormalidad, hay actores que han desaparecido. Nos referimos a los políticos de nuestra región que, en su mayoría, han decidido ‘esconderse’ por estos meses y prefirieron que otros se encarguen de tener aquel protagonismo que antes sumaban para su ego personal. Las excepciones a estas líneas son el intendente (próximamente ex Intendente) Juan Manuel Masferrer, el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, el Alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova y la ex Gobernadora de Cachapoal, Ivonne Mangelsdorff, quienes han estado en la palestra de las informaciones por hacer noticias por las funciones de sus cargos. Otros, como los diputados Diego Shalper y Juan Luis Castro, que representan distritos de nuestra región, han dedicado a presentarse en matinales de cobertura nacional para conseguir objetivos más propios que los que la comunidad que los eligió necesita.

Y los senadores de nuestra región? Y los diputados de O’Higgins? Y las otras autoridades que tenemos? Pocos son los que han estado preocupados por las necesidades que usted o yo podamos tener, lo que está generando una gran brecha entre los representados y representantes. El punto es que la decisión de esconderse y no estar realizando su labor en la calle, donde deben estar, va a ser una gran limitante para ellos en las próximas elecciones. ¿Cómo se explica usted que durante esta pandemia nuestra región haya estado sin Seremi de Salud por varias semanas y que el subrogante haya sido un abogado? Con todo el respeto que este último profesional merece, ahí queda en evidencia que quiénes deben estar preocupados por nosotros, están viendo por sus propios intereses. ¿Y los partidos políticos de la región? ¿Usted sabe el nombre de los presidentes regionales? También han tomado, como colectividad, un ostracismo que, en un momento de muchas oportunidades, prefirieron que se transformaran en debilidades.

Nuestra región de O’Higgins busca y necesita representantes activos. El tiempo aún está para aprovecharlo. En estos momentos de angustia, el ciudadano común agradece ver a sus autoridades preocupadas por las problemáticas que está pasando. La invitación está sobre la mesa, traten de aceptarla para obtengamos una representatividad en O’Higgins, aquella que hemos perdido hace algún tiempo.