Monticello premia con más de $150 millones a jugador de póker: “No me di cuenta que tenía una escala real” 

516

El jugador se puso a conversar con una persona a la que conocía y que pasaba casualmente por la mesa en que jugaba. “Miré las cartas mientras conversaba y vi que había hecho una escalera color, pero no me fijé que era una escalera real. Solo atiné cuando las tiré arriba de la mesa y todos me empezaron a felicitar”.  

“Este miércoles 19 de abril lo atesoraré como uno de los momentos más lindos de mi vida. No sé qué me deparará el destino, pero me quedará grabado” declara el afortunado ganador de $152.475.421 en Casino Monticello y quien prefiere mantener su anonimato. “Es parte de mi manera de ser, no me gusta gritar mis victorias ni mis derrotas, para qué llamar la atención”, razona. 

El jugador, proveniente de una ciudad del extremo sur de Chile y quien ha debido viajar regularmente a Santiago en el último año, le propuso a su señora la tarde de este miércoles 19 visitar Monticello. Ella accedió. Al llegar, se sentó a jugar una partida de póker que ya contaba con tres jugadores en la mesa. Se ubicó entre dos de ellos mientras su señora se retiraba a jugar un juego de máquina. “Se pone nerviosa cuando me ve jugar, prefiere ir a otro lado”. 

Pasó dos partidas y antes de la tercera, casualmente se encontró con una conocida de la sureña ciudad que pasaba por el lugar. Se saludaron y se pusieron a conversar. Mientras, el croupier le entregó las cartas a él y al resto de los jugadores. Las miró sin mucha detención. Seguía conversando. “Miré las cartas y vi que había hecho una escalera color, pero no me fijé que era una escalera real. Solo atiné cuando las tiré arriba de la mesa –había dejado de conversar– y se produjo un par de segundos de silencio. Todos me empezaron a felicitar”. 

Fue rápidamente en busca de su señora. “No quería que le viniera un soponcio, así es que muy tranquilamente le dije que me había ganado $150 millones”. No le creía. “Me dijo un par de chilenismos porque se empezó a enojar, así es que la llevé a la mesa de manera bien calmada”. Cuando ella vio que todos quienes estaban en el lugar felicitaban a su marido, cayó en cuenta que lo del premio era verdad. “Por suerte todo fue muy tranquilo”, reconoce el feliz ganador, quien, antes de retirarse, repartió $1 millón a cada uno de los 3 jugadores que estuvieron junto a él, además de $2 millones en propinas para el personal de la sala de juego. 

Ya más tranquilo desde Hotel Monticello -donde pasaría una noche de regalo por haber ganado tan importante premio- el hombre patagónico se confiesa: “El dinero me cayó del cielo. Lo quiero invertir, pero también me ayudará para afrontar gastos médicos por un problema de salud que tiene mi señora. Es algo delicado, pero esto nos ayudará anímicamente pienso. Quiero decir, esto no es la felicidad completa, pero que ayuda, claro que ayuda”, declara muy optimista antes de volver a fin de mes a su hogar donde se reencontrará con sus hijos menores de edad que han estado buena parte de este último año al cuidado de su abuela y sus tíos. 

Manuel Rojas, Gerente General de Monticello, sostuvo: “Felices de entregar tan importante premio a un matrimonio para que viva un momento agradable y único y por cierto, contribuir con una familia para afrontar un importante desafío que confiamos sortearán”.