El nuevo analfabetismo

718

Escribe Armando Miño Rivera, Periodista Independiente y Docente Universitario (Lima – Perú).

Para el ingreso a un centro de educación superior se piden algunos requisitos, entre ellos el certificado de estudios completos. Esto indica que has terminado secundaria o su equivalente. Ese documento -además- señala que eres diestro o por lo menos más o menos capaz con materias como matemática, geografía, comunicación, historia, física, química y otras más. Hasta allí todo bien.

Entre la realidad y la ficción hay una distancia enorme, pero pareciera que en términos de educación en Perú esta distancia casi es imperceptible. Como docente de educación superior me encuentro con casos increíbles de estudiantes que no saben cómo terminaron la escuela. Así, desconocen su real potencial y terminan por presión de sus padres o la sociedad, postulando a una universidad. Muchas veces estos chicos no terminan el primer ciclo, pues, la exigencia de las casas de estudios los abruma y terminan por dejarla.

Ahora, después de este preámbulo, se debe conocer qué es una persona alfabeta. Se supone que es aquel que sabe leer, escribir, hablar y comprender por lo menos textos y operaciones sencillas de matemática, así como adaptarla a la realidad. Desde esa perspectiva un hombre del campo que termina la primaria y luego se dedica a la agricultura está alfabetizado. Por lo mismo, si se asume que un adolescente termina la secundaria podría no solo leer y escribir, si no tener bastante comprensión lectora. Pero la realidad es que no saben lo que leen (que ya es poco), tampoco saben leer, pues esto es un ejercicio no solo de repaso de los ojos por la líneas de un texto, o pasar la vista al que venga sobre un libro: no. Leer es un arte en sí, depende de nuestra concentración, del bagaje cultural que tengamos y la capacidad de retención versus la distracción de un entorno que nos llama al placer cercano, momentáneo y banal.

Hay centenares de estudios[1] [2][3]que evidencian que quienes menos leen son incapaces y tiene muchos problemas para comprender textos, interpretarlos, analizarlos y llevarlos a la práctica en sus labores. El leer modifica nuestro entorno, nos hace más libres, nos permite comprender realidades, sistemas, ordenarnos y simplificar incluso quehaceres y acciones diarias, estudiar con mejor resultado y tener mejores puestos de trabajo con mejores salarios. Bueno, excluyendo a los políticos, para eso no se estudia.

Internet nos trajo una visión más holística, más democrática en cuanto a información. Todo está en internet, casi todo. Pero lamentablemente nuestro cerebro por si es vago. Si amigos, el cerebro se inclina siempre por descansar más que por estudiar. Por eso se entrena, se adiestra. Los videojuegos, el sistema de cable y sus  películas y series, tragamonedas y otros sistemas de ocio saben que estás a su merced. Todas estas personas, que caen en una o varias de estas categorías son los nuevos analfabetos. Personas que son bombardeadas por mensajes masivos que, lamentablemente, en su mayoría no son edificantes sino denigrantes. Antes que elevar, sensibilizar, humanizar y culturizar, se está retrocediendo. Por ello es necesario tener responsabilidad social, porque los niños especialmente se ven afectados con los contenidos inapropiados.

El tener dinero sin trabajar o tener dinero con esfuerzo no es parte de ser analfabeto. Hay personas que son muy hábiles en los negocios y solo han terminado secundaria, pero ese no es el problema. El asunto es que mientras menos sabes, menos te instruyes, menos te informas, es más probable el ser engañado, poco empático, sensible y de seguro poco probable de sumar en tu entorno. El uso de las redes debe ser medido, utilizar internet para nutrirte de conocimiento y salir del marasmo es correcto. Debes dejar el celular, la tablet que solo está machacando y extrayendo tu dopamina sin darte nada aleccionador. Una frase para terminar: “No hay peor analfabeto que aquel que sabiendo leer no lee”.


[1] https://neural.es/como-se-relaciona-nuestro-cerebro-con-la-lectura/

[2] https://cnbguatemala.org/wiki/Aprendizaje_de_la_Lectoescritura/Parte_I._La_lectura/El_cerebro_y_la_lectoescritura

[3] https://www.youtube.com/watch?v=UTBbgNH51Iw