Simpatía por el diablo

185

Escribe Armando Miño Rivera, Periodista Independiente y Docente Universitario (Lima-Perú).

Tenemos 20 días del nuevo presidente, 18 de los ministros y casi dos semanas de enfrentamientos entre el legislativo y congreso. Claro, no todos los congresistas, pero sí con buena parte de ellos. También un rechazo primario en las encuestas hacia las directrices de este nuevo gobierno, que piedras tiene, y muchas. Algunas puestas desde el frente y otras, curiosamente, desde su propio entorno.

Lo primero que hizo fue nombrar a un jefe de Consejo de Ministros, con ideas trasnochadas sobre clases sociales y luchas leninistas. Mostrando simpatía por Edith Lagos -confesa terrorista y parte del aparto sanguinario de Sendero Luminoso- y colocar a ministros muy cuestionados. Pero nada comparable con el canciller Héctor Béjar, quien desde su primer día de ministro no escatimó en dar casi vítores a la “lucha armada” y estar de la lado de una historia sangrienta, avalando a la ultraizquierda y diciendo que los senderistas eran casi patriotas y no terroristas.

El detonante de la salida fueron las críticas recibidas por diversos sectores de la sociedad peruana, cuando en un video difundido por varios medios y que circulaba ya en internet desde febrero de este año, afirmó que “el terrorismo en el Perú lo inició la Marina y eso se puede demostrar históricamente, han sido entrenados para eso por la CIA”. La verdad que peor imagen que la del ministro de Exteriores diciendo al mundo entero, que sendero era la víctima de la historia nefasta de buena parte del último tramo del siglo pasado en Perú, no puede haber.

Es decir, los terroristas eran mansas palomas. Porque eso es lo dice al final, en el fondo, entre líneas. Abimael es un santo y los demás ovejitas tiernas. Mientras las fuerzas armadas peruanas, sobre todo la Marina, unos capos de la mafia, delincuentes armados y entrenados por una cúpula que desestabilizó el país y lo hundió en el caos. Eso es lo que dice este señor, aunque no lo haya expresado de esta manera.

La administración Castillo da miedo, cada día se bombardea más. Esperemos que no salga otro ministro a defender al saliente y que algún congresista prosenderista (que hay varios) se lance otro rollo sacado de película de Alfred Hithcock.