El socialismo be back

213

Escribe Armando Miño Rivera, Periodista Independiente y Docente Universitario (Lima – Perú).

Al empezar esta columna deseo dejar en claro que lo dicho aquí es una apreciación muy personal de los acontecimientos post elecciones. Dicho esto – luego de terminar de leer este humilde espacio – entenderán por qué inicié con esa oración.

Estos han sido días de intensa conversación sobre política con diversas personas, desde amigos, compañeros de trabajo, familiares, en fin. Lo que queda claro es que estas presidenciales nos pusieron en dos vertientes totalmente opuestas y que Castillo ya es presidente. Eso de ver actas, votos, impugnar, correr detrás de la ONPE y JNE es una reverenda tontería.

El otro punto es que -y no solo es mi proceder, es también el de la iglesia- que muchos católicos se sacaron el traje, lo dejaron a la entrada de su mesa de sufragio y luego votaron por la izquierda radical. Quien es católico con media memoria y lectura, sabe que la izquierda socialista-comunista, esa que se vanaglorian tener en su corazón, es la misma que persigue, mata y destierra sacerdotes y obispos en todos los países con esta ideología.

La iglesia se pronunció y a pesar de ello muchos cristianos no tuvieron reparos en marcar por Perú Libre, el partido de Cerrón, declarado antisistema, anti iglesia, pro estatista y que es -junto a decenas de sus compinches- investigado por lavado de activos, desfalco y ser parte de una banda criminal en Junín. No creo que Castillo sea terruco como muchos dicen, eso es una falacia. Sí estoy seguro que debió postular solo y sin esos amiguitos, pues mejor le hubiera ido.

Si creen que miento, entren y googleen, verán la represión en Cuba, Corea del Norte, Venezuela, China, hasta hace poco en Bolivia y Ecuador y ahora más que nunca en Argentina, donde sin reparos incendian iglesias. Un católico, un cristiano no debe avalar al socialismo, ese mismo que persiguió a Karol Wojtyła​, el que asesino a monseñor Romero, el mismo que desapareció a decenas de sacerdotes y monjas en Perú, en los colores de Sendero Luminoso y puedo seguir citando.

Espero, sin embargo, equivocarme con Castillo y que sea un presidente que por lo menos haga el 10% de lo que prometió, sea demócrata y un respetuoso de las libertades religiosas, empresariales y humanas. Si así lo hace, seré el primero en decir ME EQUIVOQUÉ.