Sistemas de Pensiones y su poca relevancia en debates presidenciales

198

Escribe Manuel Olmos Muñoz, Rector IP-CFT Santo Tomás Sede Rancagua.

Uno de los grandes desafíos que plantea el estallido social es mejorar nuestro Sistema de Pensiones, el que no ha podido generar retribuciones adecuadas a quienes terminan su período de vida laboral activa. Sin embargo, se observa que esta temática no se trata con el tiempo ni la seriedad adecuada – cuando debiera ser un tema prioritario por la importancia para la sociedad – y que se proponen soluciones diversas y contrapuestas. Tenemos propuestas de programas de gobierno que se sitúan entre sistemas centrados principalmente en un sistema de reparto y sistemas centrados principalmente en la capitalización individual, pero ambos presentan dificultades de aplicarse en forma pura, sólo mencionaré dos: 

Los cambios en la estructura demográfica a consecuencia de la disminución en la tasa de natalidad y aumento en la esperanza de vida son un desafío para cualquier sistema, en especial para los sistemas de reparto que implicarían una alta carga impositiva.

Mercado Laboral inestable y con ciclos de alta cesantía. Los sistemas con preponderancia de capitalización individual deberán crear un mecanismo que contemple esta situación y generar un componente solidario adecuado para estas etapas.

De esta forma surgen los sistemas “Mixtos Multipilares” que articulan y combinan diversas estrategias, de las cuales debiéramos discutir y llegar a un consenso para dar respuesta a una de las mayores urgencias que hoy tiene nuestra sociedad.