La Cámara Alta definió de forma unánime sellar, tal y como salió de la comisión Mixta, la inclusión de los pueblos ancestrales como el mapuche, aymara, quechua y más.

Este martes el Senado votó de forma unánime a favor de los 17 escaños reservados para miembros de los pueblos originarios, dentro de los 155 que conformarán la Convención Constitucional.

Con 41 votos a favor y sin abstenciones ni negativas, el informe emanado de la comisión Mixta fue aprobado y así los pueblos ancestrales Mapuche, Quechua, Rapa Nui, Kawashkar, Lican Antay y más, podrán tener al menos un cupo para dar cuenta de su propia cosmovisión en una nueva Constitución.

En sus intervenciones las y los senadores expresaron sus apreciaciones sobre el proyecto de reforma constitucional. Y si bien no todos acordaron en puntos como el escaño para el pueblo tribal afrodescendiente, rechazado en votación, hubo un reconocimiento generalizado de que fue una discusión compleja.

“Es importante recordar que fue un proceso difícil, pero como Chile Vamos siempre actuamos con disposición de diálogo”, dijo el senador Felipe Kast (Evópoli), mientras que José Miguel Insulza (PS) apuntó que esta discusión “se prolongó porque unos querían 24 y otros 15” escaños, además de que desde la oposición buscaban que fuera sumados a los 155.

Rodrigo Galilea (RN), en tanto, afirmó que este fue un tema que “si bien tuvo mucho consenso en los propósitos originales, a la hora de aterrizar esta idea nos enfrentamos con una serie de dudas que tuvieron que ser dilucidadas”. “Algunos con facilidad en el lenguaje hablan de reconocimiento y de inclusión”, dijo por su parte Yasna Provoste (PDC), “pero en la práctica pusieron todo tipo de barreras para hacer efectivo el que nuestros pueblos estuviesen participando”.

Ahora la reforma queda lista da pie a que hasta el próximo 11 de enero inscriban sus candidaturas.