El triunvirato que mueve la economía mundial: EEUU, China y UE

182

Escribe Danilo Díazgranados, Ingeniero Financiero.

El panorama económico mundial continuará sosteniéndose sobre un sistema tripolar, liderado por Estados Unidos, China y la Unión Europea, según un documento publicado por la Agencia Moody’s. Ello vendría a ser la consecuencia directa del reforzamiento de las medidas para prevenir la propagación del COVID-19, lo que plantea ramificaciones para las cadenas comerciales y de suministro, impacto en la tecnología y en el rol de los gobiernos en la economía.

Lo anterior, agrega el informe de la calificadora, podría tener efectos negativos en la parte crediticia en países, industrias y sectores. “Antes de la pandemia, los responsables de la formulación de políticas estaban reconsiderando cada vez más la globalización. Se espera que a raíz del COVID-19 la atención de la mayoría de los países se centre en lograr la autosuficiencia económica, especialmente en industrias estratégicas clave”, de acuerdo con lo señalado por Michael Taylor, analista de Moody’s.

Destacó que «como resultado, la competencia y los conflictos en tecnología, comercio y política continuarán y, en algunos casos, se intensificarán”. No obstante, es poco probable que las economías de Estados Unidos y China se separen de un todo, lo cierto del caso es que estarán más desconectadas.

El documento advierte que si bien la Unión Europea está más cerca de Estados Unidos, ya que ambas economías comparten mayor similitud de objetivos que con China, debe tratar de mantener el equilibrio. Sobre todo, en temas tan trascendentales como protección a la propiedad intelectual y apertura de mercados, pues hay una mayor exposición económica frente a la nación asiática.

Taylor afirmó que es probable que con el transcurrir del tiempo la UE, que tradicionalmente ha apuntado más hacia la defensa de un comercio mundial basado en reglas, se oriente más hacia el lado proteccionista, pudiendo sus intereses ser divergentes con respecto a los de Estados Unidos en aspectos relacionados con impuestos a los servicios digitales, privacidad de los datos y otras normas regulatorias.

Moody´s pronostica que los flujos interregionales en el escenario mundial se desacelerarán, lo que dará como resultado relaciones con un enfoque cada vez más regional. Las tecnologías emergentes, como las 5G, la digital y la energía limpia, se constituirán en aspectos de vital interés para los gobiernos, los cuales fomentarán el desarrollo de industrias energéticas.

Y al referirse a la parte monetaria, Moody’s prevé que el dólar seguirá siendo la moneda de reserva mundial y los mercados de capital estadounidense conservarán su papel de liderazgo como mecanismo para la obtención de capital mundial. El euro y la moneda de China, el renminbi, también tendrá una mayor influencia.

En fin, toda una serie de pronósticos que apuntan a lo que desde ya viene observándose en el panorama económico mundial, donde estas tres economías están llamadas a ocupar el liderazgo a nivel global.