Siete días en automático, pero con dos piedras en el zapato

108

Escribe Armando Miño Rivera, Periodista independiente y docente universitario.

Francisco Sagasti realizó hace un día cambios en los altos mandos de la policía y se removió entre ellos a los tenientes generales PNP Orlando Velasco, Jorge Lam y Herly Rojas, los mismos que ejercían como Comandante General, Subcomandante General e Inspector General respectivamente.

Sin embargo, esta designación ha traído cola, pues según el escalafón de oficiales, el nuevo mandamás de la Policía Nacional del Perú, Teniente General César Cervantes figura en el puesto 18. Eso sería inconstitucional, pues debería seguir la línea de sucesión por antigüedad, aunque el presidente se arrogue poner a tal o cual general al mando de la PNP. Ya hay voces que se han manifestado en contra de ello.

Esto no es novedad en nuestra variopinta y joven república. Colocar a sus alfiles ha sido una labor siempre de tacto entre los presidentes, ministros y asesores, que apuntan a tener aliados (¿recuerdan a un tal Montesinos?) de su causa particular, o desagradable para quienes deberían dirigir las instituciones tanto policiales como castrenses, ya que la política muchas veces – qué raro – no mira la línea de mando, como si lo hacen la mayoría de oficiales de estas instituciones. Lo cierto es que Sagasti se está fajando su primera pelea en los campos de la disciplina y empuje político, pues seguro saldrán algunos contrincantes que verán con malos ojos estás designaciones.

Un segundo pequeño problema, pequeñito nomás, es el que tiene el inquilino de palacio. Figura como parte de una de las planchas de precandidatos presidenciales, en las internas del Partido Morado, para los comicios de abril del 2021.  Manuel Merino, incluso, lo ha emplazado a que se retiré de la lista de su partido (¿tendrá sangre en la cara?), pero la ONPE ha dicho que en realidad ya es extemporánea toda renuncia. Flor Pablo Medina, exministra de Educación, señaló que, de ganar su lista, Sagasti renunciaría, pues se permite esta figura. “Iríamos a una lista para el 2021 con dos integrantes” indicó Pablo Medina, ósea ella y Guzmán. Esperemos por el bien de la democracia y no dar – otra – patada a este país tan golpeado llamado Perú, así sea.