Hidrógeno Verde: Oportunidad para descarbonizar la región

235

Escribe Miguel Torres, Académico Instituto de Ciencias de la Ingeniería Universidad de O’Higgins.

El pasado 3 de noviembre, el gobierno presentó la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde. La iniciativa apunta al aprovechamiento de una oportunidad calificada como única para nuestro país: el potencial desarrollo de una “industria limpia del tamaño de nuestra minería” [1]. Esta oportunidad surge a partir de dos factores clave: la competitividad que Chile presenta en energías renovables, y la necesidad global de descarbonizar nuestra sociedad.

Con respecto a las energías renovables, Chile tiene un potencial indiscutido a nivel mundial principalmente en la zona norte del país debido a los altos índices de radiación. Adicionalmente, la Agencia Internacional de Energía en su reporte 2020 [2] indica que, por primera vez en la historia, la electricidad en base a energía solar es la más barata a nivel mundial.

Por otro lado, descarbonizar nuestra sociedad es un factor clave para alcanzar las metas establecidas en el Acuerdo de París [3]. Dentro de las acciones de más alto impacto para la descarbonización están la transformación de procesos industriales y medios de transporte para que hagan uso de electricidad en vez de combustibles fósiles, y la integración a gran escala de energías renovables en la red eléctrica.

No obstante, la total electrificación de ciertos sectores industriales y transportes es actualmente casi imposible. Además, la integración a gran escala de energía renovable de naturaleza variable (solar y eólica, por ejemplo) presenta grandes desafíos técnicos para la operación del sistema eléctrico. Es aquí donde el hidrógeno verde surge como una alternativa para capturar y canalizar energía renovable hacia los sectores difíciles de descarbonizar mediante electrificación.

Distintos reportes internacionales identifican como los potenciales sectores a descarbonizar mediante hidrógeno verde: la industria química, suministro de gas, generación eléctrica, y transporte.

La región de O’Higgins cuenta con una amplia gama de industria y servicios que podrían verse beneficiados por el uso del hidrógeno verde. La implementación de la Estrategia Nacional nos permitirá, en una primera etapa, identificar los sectores de aplicación y las actuales barreras a superar. De esta forma podremos aprovechar de mejor manera las potenciales oportunidades para la región, así como también avanzar en la investigación e innovación que este desafío requiere.