Nuestro objetivo siempre será que nuestras faenas sean lugares seguros para trabajar

86

Escribe Gonzalo Aceituno Arteta, Presidente CChC Rancagua.

Como gremio, seguimos trabajando en revertir las cifras de desempleo, siempre priorizando la salud de quienes trabajan en la construcción, sus familias y la comunidad.

La tasa de desocupación regional en el trimestre junio-agosto de 2020 fue de 12,8%, aumentando 4,6 puntos porcentuales respecto de igual trimestre del año anterior, lo que se tradujo en 53.255 personas desocupadas.

En este escenario de desempleo, la continuidad de las obras es clave, la construcción es una actividad segura y reactivadora, así lo demuestran las bajas tasas de contagio que registra nuestra industria, 3 x cada 1.000. Hemos logrado esto, porque desde los inicios de la pandemia generamos en conjunto a la Mutual de Seguridad y los ministerios de Economía y Salud, un Protocolo Sanitario, para faenas y centros de trabajo.

Este protocolo nos permite ir paso a paso con las medidas sanitarias exigidas por las autoridades de salud, en la región logramos el 100% de adhesión de las empresas socias a este protocolo, son 31 obras con 1.839 trabajadores, que cumplen un estricto control preventivo y se monitorea diariamente.

He sido testigo de la implementación en las medidas preventivas, en cada una de las visitas realizadas a las obras de las empresas socias y creo en el compromiso de nuestros socios y de nuestros trabajadores. Nuestras faenas, son lugares seguros para trabajar, debiéramos tener continuidad operacional y así volver a crear los puestos de trabajo que hoy se necesitan.

No sabemos cuánto tiempo durará esta pandemia, pero sí sabemos que debemos trabajar juntos, por esta razón hemos estado en constantes reuniones con autoridades locales, alcaldes y parlamentarios, para dar soluciones concretas, generar instancias de reactivación y así generar empleo.

El desafío de volver a poner en marcha al país requiere de un esfuerzo compartido.