Salud mental colectiva y cuidados comunitarios en tiempos de cuarentena

309

Escribe Juan Carlos Cea Madrid, Docente externo Escuela de Ciencias Sociales Universidad de O’Higgins.

La pandemia del COVID-19 no tiene precedentes en la historia reciente. Como país, estamos afrontando una situación nueva y las recomendaciones para el cuidado de nuestra salud mental constituyen una prioridad en estos días.

En este contexto, con el fin de sostener los vínculos sociales durante la cuarentena, el colectivo “Autogestión libre-mente” – grupo de apoyo mutuo en salud mental basado en el acompañamiento entre pares – ha comenzado a generar encuentros virtuales con el fin de compartir experiencias que contribuyan a sobrellevar el encierro y alejar la soledad del confinamiento, desde el activismo en primera persona. En base al uso de plataformas digitales, el número de reuniones ha aumentado durante las semanas e incluso ha permitido potenciar puentes de comunicación a nivel nacional y latinoamericano, superando las distancias geográficas y las limitaciones propias de la asistencia presencial.

Para dar a conocer este trabajo, esta agrupación ha convocado a un conversatorio titulado “Cuidados locos en tiempos de cuarentena” este viernes 24 de abril desde las 18:00 hrs. con el objetivo de ampliar estos espacios de diálogo virtual, en una instancia gratuita y abierta a la comunidad (el evento está disponible en su página de Facebook “Autogestión Libre-mente”).

Desde un enfoque de salud mental colectiva, estas iniciativas manifiestan la importancia de los lazos comunitarios para abordar problemas compartidos. A su vez, promueven el contacto social en un escenario en que predomina el distanciamiento físico, expresando que es posible y necesario mantener y crear nuevas formas de comunidad en el contexto actual. Finalmente, dan cuenta que el compartir con otras personas, poner en común lo que nos sucede, conversar sobre cómo estamos abordando nuestras dificultades y hacer algo al respecto en base a la solidaridad y la ayuda mutua, constituyen una fuente de bienestar desde la comunidad.  

En base a esta experiencia, un enfoque de salud mental colectiva nos entrega lecciones sobre la importancia de impulsar iniciativas que ubiquen en el centro los cuidados comunitarios. Desde la universidad pública, valorar y reconocer estas alternativas, contribuye a repensar el lugar de la salud mental hacia la construcción de una sociedad más justa y solidaria.