Hospital Santa Filomena de Graneros entrega consejos para enfrentar los días de aislamiento con casas más aireadas.

Cientos de medidas se han adoptado para no aumentar los contagios del Covid-19, entre ellas, lavarse las manos de forma continua, realizar cuarentena preventiva y ventilar los ambientes del hogar obteniendo algunos beneficios, como reducir la concentración de CO2, regular la humedad para que esté menos seco y renovar el aire del hogar.

En este contexto, la kinesióloga del Programa Dependencia Severa del Hospital Santa Filomena de Graneros, Camila Acosta, explica que adoptando algunas medidas preventivas, mejoraremos la calidad de vida de nuestras familias, en especial durante el aislamiento social, purificando el aire de los ambientes de los hogares, porque “el aire de los espacios debe renovarse para que continúe siendo respirable y beneficioso para el organismo”.

La profesional, sugiere que el momento más adecuado del día y el tiempo que se debe dedicar a la ventilación dependen del tipo de clima local, el uso de la casa y la estación del año en que estemos.

Consejos al momento de ventilar los ambientes del Hogar

  • En invierno hay que ventilar en el instante más caliente, hacia el mediodía, o aprovecharnos del momento en que incida más el sol.
  • Al ventilar se reduce el polvo: las partículas en suspensión y los malos olores son arrastrados por la corriente de aire que se crea al ventilar.
  • Permitimos que el sol actúe: los rayos calientan y regulan temperatura en el hogar en época de invierno (evitando encender artefactos de calefacción) y «desinfectan» en cierto modo los hogares ya que los rayos ultravioletas actúan contra algunos microorganismos.
  • En verano se ventila por la noche, lo que además sirve para refrescar al máximo la casa.
  • Unos 10 minutos diarios bastan para renovar el aire de un hogar.
  • Cuantas más personas viven en una casa, más tiempo y más veces se debe ventilar.
  • La mejor práctica es abrir dos ventanas en dos lugares opuestos de la vivienda de tal forma que se genere una corriente interior y se renueve el aire de una forma más rápida y eficaz.
  • Ventilar las habitaciones temprano en la mañana, para eliminar la humedad producida en la noche por la respiración, alrededor de 30 minutos.
  • El nivel de humedad debe encontrarse entre el 35 y el 50% a lo largo de todo el año. Si está por debajo del 35% ocurre en invierno cuando la calefacción está demasiado alta, la piel, las mucosas y los ojos se resecan. Pero es más peligroso que la humedad supere el 50%, porque favorece el desarrollo de ácaros, mohos y bacterias.
  • Mantener los espacios sin humedad. No seque ropa al interior de la casa.
  • Evitar los cambios drásticos de temperatura.