El Estado Empresarial en Chile

166

Escribe Rafael Catalán, Sociológico y académico Universidad Central.

Desde la dictadura militar, Chile tiene gobiernos que asumen la dirección del Estado como si fuera una empresa. Dentro de la estructura mínima de cada gran empresa S.A, existe un gobierno corporativo. Este es el verdadero dueño de la empresa, pues tiene las acciones. Es el gobierno corporativo, mediante su directiva, contrata un gerente general para que gestione la empresa. 

Desde el “new management” aplicado a las formas de gobernanza Estatal, se gestionan estructuras livianas de organización con criterios de eficiencia-eficacia. En este sentido, se supone que el ciudadano (cliente), es quien tiene las acciones (votos). Esto es solo una fachada, pues los ciudadanos en un régimen de democracia representativa, no tiene el Poder decidir la conducción de la empresa (Estado), ya que no cualquiera puede ser candidato presidencial (gerente), debido al esfuerzo económico que requiere la campaña.

El conflicto social, natural en esta forma de gobernanza, ha sido trabajado de la misma forma como se trabajan las disputas sindicales en Chile. Con una ley laboral que protege (José Piñera), los dueños de grandes empresas, resuelven el conflicto mediante el dinero. Ya sea pagando las leyes laborales (Bonos) o pagando a otro sindicalista, orientado por las directrices de la empresa (captura de líderes).

Esta lógica se replicó con tan grandes resultados, que los verdaderos dueños del país, pudieron multiplicar exponencialmente las ganancias sus otras empresas, a las cuales están verdaderamente dedicados, sin embargo, no contaban con que el gerente general, quería ser dueño de la empresa (Forbes 2019).

Después de anunciar el alza de los sueldos mínimos en sus empresas, por sobre la propuesta del gobierno, han desaparecido del debate público. La gran pregunta es ¿Qué harán los dueños de Chile con el alzamiento popular?