¿Por qué nos cuesta tanto hablar de salud mental?

198

Escribe Marcela Ragni V., Directora de Carreras del Área Salud CFT Santo Tomás Rancagua.

La salud mental para muchos culturalmente es tema tabú. Para otros, expresar estos sentimientos provoca miedo, vergüenza o temor al rechazo. Pero, cómo cambiamos estos aspectos culturales y mejoramos nuestra conversación sobre lo que siento.

Ansiedad, depresión, hiperactividad y conductas agresivas son algunos de los cuadros más comunes en preescolares. En las mujeres lo son los trastornos depresivos unipolares y trastornos de ansiedad. En nuestras personas mayores; trastornos depresivos, ansiosos, trastornos adaptativos y somatizaciones, como dolores de cabeza, de espalda o digestivos. Muchos de estos diagnósticos son secundarios a otras enfermedades. Para la mayoría de las enfermedades de salud mental, parte del tratamiento incluye una terapia cognitivo conductual, cambiar el estilo de pensamiento y comportamientos negativos y conversar sobre lo que siento. Pero… ¿si lo hubiéramos conversado antes?

La salud mental hoy debe ser una discusión social y prioridad en salud pública, así como incorporar educación y prevención de salud emocional en los más pequeños. Nuestros niños deben aprender a conectarse con ellos mismos, reconocer y expresar emociones, lograr la habilidad de tomar conciencia de las propias emociones y las del resto, y así su capacidad de regularlas.

El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental y este 2019 está dedicado a reforzar y sensibilizar sobre la prevención del suicidio. Las cifras mundiales llegan a un suicidio cada cuarenta segundos, siendo segunda causa de muerte en jóvenes de 15 a 29 años, jóvenes que no se atrevieron a hablar de sus sentimientos, por vergüenza, miedo o temor al rechazo. 

Hace unos días junto a la SEREMI de Salud realizamos en Santo Tomás Rancagua el lanzamiento de la “Guía práctica en Salud Mental y Prevención del Suicidio para estudiantes de Educación Superior”. El documento orienta y resuelve dudas como cuándo debemos pedir ayuda, dónde buscamos ayuda, cómo es la consulta de salud mental, cómo puedo ayudarme a mí mismo si estoy en crisis y aclaraciones para derribar mitos que tenemos sobre el suicido.

Invitamos a todas las instituciones de Educación Superior a compartir esta guía con sus estudiantes, como una herramienta para visibilizar estos eventos que se están presentando con mayor frecuencia. La prevención es parte del escenario educativo y es válido promocionar cualquier dinámica que fortalezca las competencias para la vida y sea una contribución a prevenir acciones autodestructivas.

Las personas que intentan o se suicidan tienen más de una señal de advertencia a través de lo que dicen o lo que hacen. ¿Cuáles son estas señales?: amenaza de herirse o morir, sentimientos de desesperanza, sentirse en un dolor que no puede soportar, expresar ser una carga para otros, consumo exagerado de alcohol o drogas, aislamiento, duerme demasiado, regala cosas preciadas, perdida del interés, etc. También existen personas que ocultan sus sentimientos; si lo pensamos, nada perdemos con preguntar.