PDI de Rancagua detuvo en Santiago una persona que se dedicaba al robo de cables

175

En su domicilio fueron hallados alrededor de dos mil kilos del conductor de datos.

Tras reiteradas denuncias efectuadas por una empresa proveedora de servicios de telefonía, cable e internet, la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Rancagua, en coordinación con la Unidad de Análisis Criminal y Focos Investigativos de la Fiscalía O’Higgins, abrió una investigación que dio como resultado la detención del cabecilla de una banda dedicada al robo de cables conductores de cobre.

La aprehensión del sujeto se gestó luego que los detectives recabaran información con testigos, quienes señalaron haber avistado a desconocidos sustrayendo cables subterráneos en la intersección de Avenida Illanes con calle Granada, en la comuna de Rancagua, quienes huyeron en una camioneta blanca, de la cual lograron anotar su patente.

Luego de la obtención de la placa patente del vehículo de carga, la BIRO Rancagua efectuó consultas en sus bases de datos, pudiendo identificar al propietario de la camioneta, quien mantenía diversos domicilios en la región Metropolitana, propiedades que fueron vigiladas durante meses por los detectives. Asimismo, los oficiales de la PDI complementaron las vigilancias antes señaladas con seguimientos y escuchas telefónicas del imputado, estableciendo fehacientemente que se dedicaba al robo de cables de cobre, los cuales comercializaba posteriormente a terceros.

Luego de tener la certeza que el sujeto investigado se trataba del líder de una banda dedicada al robo de cables de cobre, la PDI puso aquellos antecedentes a disposición de la Fiscalía Local de Rancagua, ente persecutor que tramitó una Orden de Detención en contra del imputado de 33 años de edad, además de una orden de entrada y registro para su domicilio ubicado en la comuna de Pudahuel, las cuales fueron ejecutadas de manera exitosa por los detectives de la Brigada de Robos Rancagua.

En el domicilio del detenido, se hallaron alrededor de dos mil kilos de cable de cobre conductor de datos, avaluado en 30 millones de pesos, herramientas utilizadas para el corte de los cables, alrededor de 2,4 millones de pesos y la camioneta que el imputado usaba para transportar el cable robado.

Conforme a lo indicado por los detectives, cada uno de los cables cortados, afecta los servicios que las compañías entregan a 1.200 clientes, razón por la cual la perdida económica trasciende al robo material del cable conductor.

En lo que concierne al detenido, fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Rancagua, para su correspondiente control de detención.