No somos sólo fútbol

276

Escribe Pedro Valenzuela, Profesor de educación física y magíster en sicología deportiva.

Hace algunas décadas si usted escuchaba taekwondo, esgrima, kárate, halterofilia o bádminton, probablemente no sabría de qué se hablaba. Tal vez ni sabría que se tratara de disciplinas deportivas o que son parte de los deportes olímpicos. Hoy en día hemos avanzado en el conocimiento respecto al deporte y todos los beneficios que otorga su práctica. Aún más, la región ha obtenido tremendos resultados a nivel nacional e internacional en las disciplinas anteriormente mencionadas.

Este pasado fin de semana se disputó en Santiago la segunda fecha del torneo selectivo junior de bádminton de la zona central. Cerca de 40 niños, niñas y jóvenes junto a sus familias, se congregaron en las dependencias del Centro de Entrenamiento Olímpico para competir por uno de los cupos para el Nacional que se disputará en septiembre en la Araucanía.

Nuestra región, consiguió importantes triunfos que han logrado posicionarla dentro de la zona central, como una región emergente en cuanto a la práctica de este veloz deporte de raqueta. Pero estos resultados no fueron producto del azar, como en todo ámbito, llegaron gracias a la dedicación, constancia y voluntad.

A pesar de que esta disciplina no es tradicional como el fútbol, el tenis u otra actividad, ha logrado cautivar a grandes y pequeños que cada semana se reúnen en torno a una plumilla para hacer volar alto sus golpes y por qué no sus sueños.

Lo que nació hace algunos años como una actividad formativa, social o recreativa, en búsqueda de la mejora de los hábitos de vida saludable, hoy tiene a Rancagua y Mostazal, ubicados dentro de las comunas con participantes en los próximos torneos nacionales. Pero tal vez algo más importante, ha logrado generar lazos entre las familias, entre niños, niñas y jóvenes que sin el deporte hubiese sido complicado que se conocieran o relacionaran. Un hecho más de que el deporte es un agente social, de cambio, de mejora y de bienestar. No de casualidad algunas personas señalan que el deporte es la escuela de muchas cosas.

Quiero destacar los esfuerzos de todos los protagonistas por fortalecer el desarrollo de esta disciplina individual. Adultos, padres, madres, niñas, niños, profesores, entrenadores y por supuesto las Municipalidades de Rancagua y Mostazal, el Ministerio del Deporte y el IND, que han creído en una disciplina no convencional, pero que, sin duda en un futuro no muy lejano, tendremos importantes resultados a nivel de adherencia deportiva y logros deportivos.

Dentro de todos los lugares comunes que podemos encontrar al momento de practicar distintas disciplinas deportivas, en particular el bádminton, fortalece de excelente manera la coordinación óculo manual, los reflejos y la agilidad. Junto con esos beneficios, hace un tiempo se realizó un estudio en Copenhague demostrando que aquellas personas que practicaban bádminton vivían 6,2 años más que aquellos que no lo hacían.

Por todo esto y por más, los invito a empaparse de bádminton, a abrir la mente, a dejar estereotipos y practicar más deporte. La actividad física y los deportes no tienen sexo, son solo prejuicios que a veces influyen negativamente en la toma de decisiones, y, por ende, en nuestro bienestar. La decisión depende de ti, la solución no va a llegar a tu puerta, debes empoderarte y creer. Solo un pequeño cambio progresivo, generará grandes diferencias y como dice el lema #ElDeporteEsVida .