Diseñan “biotapa” de botella para reemplazar a la plástica de “un solo uso”

80

Solución tecnológica busca reducir impacto ambiental de este desecho, considerado uno de los diez más contaminantes de las playas y los océanos.

Cinco alumnos de Ingeniería de la Universidad Católica (UC) diseñaron una “biotapa” de botella a partir de un polímero biodegradable elaborado con maíz, para reemplazar a la plástica de “un solo uso” hecha de polipropileno, un material que demora unos 500 años en degradarse.

La solución tecnológica llamada Takün, fue presentada en el concurso de Investigación, Innovación y Emprendimiento de Ingeniería UC, una iniciativa que apoya el programa de Ingeniería 2030 de Corfo para que los estudiantes continúen con el emprendimiento de sus innovaciones.

“El proyecto busca cambiar las tradicionales tapas de las botellas plásticas hechas de polipropileno por unas biodegradables, con el objetivo de disminuir la contaminación y optimizar el reciclaje de los productos embotellados”, señaló Agustín Escobar, uno de los creadores de la idea.

El alumno de Ingeniería UC precisó que las botellas plásticas son unos de los materiales más reciclados en el país, a diferencia de lo que sucede con sus tapas de “un solo uso”, las cuales son consideradas como uno de los diez desechos más contaminantes de las playas y los océanos, según la Comisión Europea.

“Al estar hechas de un plástico distinto, es necesario separar la tapa del envase, lo que dificulta su recolección. Esto representa un problema para las empresas, porque la Ley Responsabilidad Extendida del Producto las obliga hacerse cargo de la recuperación y el reciclaje de sus productos”, agregó Escobar.

La “biotapa” de botella fue diseñada a partir de un polímero biodegradable elaborado con maíz. En la actualidad, este tipo de aplicaciones tienen un gran potencial para la industria, porque facilita el reciclaje y la degradación de sus envases.

A través de diferentes pruebas de resistencia, los alumnos comprobaron que Takün ofrece las mismas prestaciones que las tapas plásticas de “un solo uso”.

También verificaron que funciona bien como barrera a los aromas envasados, gracias a sus características de permeabilidad.

En el diseño de la solución tecnológica, participaron además los alumnos de Ingeniería UC Cristóbal Lavín, Ignacio Mena, Juan Pablo Garrido y Cristóbal Vergara.

Cifras

En 2016, alrededor de 480 mil millones de botellas plásticas fueron vendidas alrededor del mundo, lo que equivale a igual cantidad de tapas.

Cada año acaban en los océanos 500 mil toneladas de basura plástica, con consecuencias catastróficas para los peces y aves.

Hasta un 85% de la basura de las playas está constituida por plástico, la mitad de estos desechos son tirados directamente al medioambiente.