El ministro de Justicia apuntó a que el derecho de los reos a recibir visitas «no está en discusión», sino que dicho debate se vincula a la «posibilidad de que exista comunicación telemática a través de un establecimiento de máxima seguridad con personas que se encuentran fuera del país».

El ministro de Justicia, Luis Cordero, se reunió este lunes con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Blanco, en medio de la polémica que empaña al juez Daniel Urrutia, quien autorizó videollamadas desde la Cárcel de Alta Seguridad a personas privadas de libertad que están vinculadas al Tren de Aragua.

El secretario de Estado insistió en que dicha decisión “infringe las normas que regulan el derecho penitenciario y particularmente aquellas que están vinculadas a establecimientos de alta seguridad”. Además, remarcó en que hay razones para sostener que la decisión del juez Urrutia “es ilegal”

“En esto el Ejecutivo ha sido muy enfático, las regulaciones de establecimientos de estas características, las características de las personas que están ahí y la condición procesal en la que se encuentran, exige que respecto de ellas las comunicaciones telemáticas estén completa y absolutamente restringidas, que no es lo mismo que estén restringidas sus visitas”, afirmó.

El titular de Justicia apuntó a que el derecho de esas personas a recibir visitas “no está en discusión”, sino que dicha discusión se vincula a la “posibilidad de que exista comunicación telemática a través de un establecimiento de máxima seguridad con personas que se encuentran fuera del país”.

“En la opinión de Gendarmería y del Gobierno, eso compromete la seguridad del establecimiento y la condición de máxima seguridad“, sentenció.