La parlamentaria ofició a los municipios de la región para que informen sobre la cantidad y ubicación de terrenos abandonados en sus comunas.

En una iniciativa destinada a abordar la problemática de los terrenos eriazos en la Región de O’Higgins, la diputada Carla Morales ofició a los municipios de la zona solicitando información detallada sobre la cantidad de terrenos baldíos y su ubicación específica en cada comuna.

La congresista de Renovación Nacional expresó su preocupación respecto a la situación de abandono y descuido de terrenos eriazos luego de que se identificaran en Rancagua 52 lugares que se han convertido en focos de basura, criaderos de roedores y espacios propicios para actividades delictivas.

Morales argumentó que la proliferación de terrenos eriazos representa no solo un problema estético o de diseño estructural de las ciudades, sino un desafío que afecta directamente la calidad de vida de los residentes y el desarrollo urbano de la región.

“Me preocupa que estos terrenos abandonados se transformen en basurales, tomas, focos de incendios producto de los pastizales o en lugares utilizados por delincuentes para atentar contra vecinos”, expresó la diputada.

Además, comentó que “identificar estos lugares es importante, ya que se puede trabajar en acciones que impidan que se transformen en un peligro para la comunidad, así que espero que los municipios respondan a la brevedad el oficio para que podamos crear en conjunto un plan de acción.

En el oficio la legisladora solicitó, entre otras cosas, a los municipios de su distrito que proporcionen información sobre la cantidad de terrenos eriazos en cada comuna, detallando la ubicación específica de cada terreno y sobre las medidas específicas que ha tomado cada Municipalidad para abordar la problemática de los terrenos eriazos.

Finalmente, la diputada precisó que estos datos son clave para diseñar estrategias efectivas que aborden la proliferación de terrenos eriazos en la Región de O’Higgins y mejoren la calidad de vida de sus habitantes.