“No nos pregunten por estimaciones de pérdida, ahora mismo la situación es muy difícil” por la extensión y la intensidad de las lluvias, dice el presidente de Fedefruta Jorge Valenzuela. “Qué podemos evaluar en este minuto si tenemos un manto de agua y nubes en los predios. Ahora estamos trabajando para contener los daños”.

«La cantidad de agua que ha caído en la víspera de las cosechas de cereza, es algo que nunca había visto en estas fechas». Así lo grafica el presidente de Fedefruta Jorge Valenzuela, como consecuencia de las lluvias que ya llevan días desarrollándose en las zonas productivas de esta especie, y que ahora están precipitando con mucha más intensidad, incluyendo eventos de granizo.

«Con las lluvias, el viento, las granizadas y las tormentas eléctricas con la fruta viva en los árboles, el panorama para los fruticultores es bien complicado», agrega el dirigente.

Miles de productores frutícolas de la zona central hacia el sur, donde se ha decretado la alerta meteorológica, se encuentran desplegados en los predios trabajando para aminorar los daños en los cultivos. «Lamentablemente, las lluvias no paran, se hacen más fuertes, y muchos deberíamos estar concentrados en las cosechas, pero las tareas ahora nos llevan a enfocarnos en salvar la fruta», agrega Valenzuela, también cerecero de Malloa, Región de O’Higgins.

El directorio de Fedefruta reporta lluvias intensas en distintas zonas como Los Andes, donde incluso se han visto granizadas huertos de uva de mesa, la fruta por excelencia del Valle del Aconcagua. En Curicó, además, preocupa la extensión de las lluvias por tantas días, los vientos y la eventualidad de granizadas y tormentas eléctricas.

El gremio informa, a causa de las lluvias de la semana pasada, un compromiso en las primeras variedades de cereza como Royal Dawn en la Región del Maule, y está a la espera de lo que suceda con la Santina debido a lo prolongado del sistema frontal.

«Solo después de las lluvias podrá medirse. No nos pregunten por estimaciones de pérdida, por alza de precios, por la dimensión de la afectación. Ahora mismo la situación es muy difícil», concluye Valenzuela. «Qué podemos evaluar en este minuto si tenemos un manto de agua y nubes en los predios. Ahora estamos trabajando para contener los daños».

Por lo pronto, Fedefruta está compartiendo información técnica a los fruticultores para enfrentar de la mejor manera esta verdadera emergencia frutícola.