Desde China, el mandatario sostuvo que «la política y la democracia tienen que ser capaces de dar soluciones». «Hago un llamado a que todos tengamos la altura de miras para poder poner a los chilenos primero y no a nuestras diferencias políticas», afirmó.

Desde Beijing, en China, el presidente Gabriel Boric se refirió al cuarto aniversario del estallido social y sostuvo que la política debe resolver los malestares de la ciudadanía que desembocaron en las multitudinarias manifestaciones.

¿Qué dijo el presidente Boric?

Durante su gira presidencial, el mandatario se dio un tiempo para reflexionar sobre la conmemoración y afirmó que los efectos del estallido social “son de largo aliento” y que es muy pronto para poder establecer un análisis completo“.

“Lo que sí tengo claro es que el malestar del pueblo de Chile es un malestar que la política tiene que ser capaz de resolver (…). La política y la democracia tienen que ser capaces de dar soluciones”, agregó el jefe de Estado.

En esta línea, afirmó que “cuando veo que nos enredamos, por ejemplo, en la posibilidad de tener una reforma de pensiones, que se vuelve tan difícil tener acuerdos que le hagan bien al país, yo creo que eso le hace mal a la democracia“.

Por otra parte, hizo un llamado a pensar en cuáles son las causas subyacentes más profundas del malestar de los chilenos con sus instituciones. “Uno de los objetivos que me he puesto como presidente y Gobierno es que podamos mejorar la confianza tanto entre las personas como entre las personas y sus instituciones”.

“Hemos avanzado en esa dirección y encausado varios de los problemas con los que nos encontramos cuando asumimos el Gobierno, pero sin lugar a dudas todavía falta mucho, en particular en materias tan sensibles como mejorar las listas de espera o la reforma previsional para que todas las personas tras trabajar toda una vida puedan tener derecho a una pensión digna”, dijo.

Finalmente, confirmó que este año no habrá “actos especiales o particulares para conmemorar más que seguir trabajando con mucha fuerza, con mucha convicción, por mejorar la calidad de vida del pueblo de Chile y hago un llamado a que todos tengamos la altura de miras para poder poner a los chilenos primero y no a nuestras diferencias políticas y a la pelea partidista por sobre las necesidades de nuestros compatriotas”.