El nuevo Presidente de la CChC de O’Higgins, Guillermo Carbacho Becerra entregó algunos de los lineamientos con los que espera concretar el gobierno regional de la CChC en O’Higgins, teniendo como objetivos el “mejoramiento de la calidad de vida de las personas a través del compromiso pro y los programas sociales para los trabajadores”, según destacó.

¿Qué aporte espera realizar a la CChC como presidente regional?

Como presidente, espero trabajar en conjunto con una visión regional y de país, fomentar la responsabilidad empresarial y social hacia nuestros trabajadores, promover y seguir desarrollando el espíritu cámara entre los socios. Lo que nos mantiene unidos en un fin común con una misión y visión clara. Que se constituye en nuestra carta de navegación.

Es por tanto, nuestro compromiso el continuar con este legado, con esta posta, de tal manera de ir traspasando el relevo  a las nuevas generaciones y poder perpetuar nuestro noble legado.

Junto con esto, mi interés por las nuevas tecnologías, la innovación, la industrialización y la construcción sustentable, con una visión clara respecto de la sustentabilidad, en el sentido de generar las buenas prácticas que permitan, al menos, que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades de igual o mejor forma.

La Industrialización de la Construcción, la digitalización del sector, en todo su ámbito, la economía circular y manejo de residuos, además, incidir en los procesos educativos en temas de innovación y temas de sustentabilidad son parte de nuestra propuesta.

¿Cuáles serán los principales ejes de su gestión?

Sin duda, lo más importante, es gestionar en función de cumplir con el objetivo de nuestra cámara “mejorar la calidad de vida de las personas a través del compromiso pro y los programas sociales para los trabajadores.”

Nuestros ejes de trabajo junto a la mesa directiva, son reforzar la labor de ser referentes en la región y el país, vincularnos con el sector público – privado y con una sociedad organizada a través de propuestas concretas a favor de la inversión local, buscar soluciones colaborativas, acercamiento con la comunidad e incidir para destrabar los planes reguladores tan necesarios en los tiempos actuales.

¿Cuáles son las problemáticas más urgentes que afectan a los socios de la CChC O’Higgins y cómo espera abordarlas?

Actualmente y de público conocimiento es que el sector de la construcción está en una situación crítica. El primer semestre de este año, han quebrado el doble de empresas constructoras respecto de periodos anteriores lo que sin duda genera un tremendo problema socio económico.

Estamos enfrentados a una menor inversión en el sector y una cesantía que aunque presenta una leve disminución (10.4%), sigue estando por sobre la tasa nacional (8.8%). Lo que sin duda influirá negativamente en la solución del problema de déficit habitacional.

En la región somos más de 100 socios pertenecientes a distintos rubros, problemáticas y distintas necesidades. Nuestro compromiso con los socios y socias es ayudar a destrabar proyectos y lograr la mejor vinculación con vuestros mandantes buscando siempre el bien común de nuestra región.

Los mayores costos de materiales, retrasos en los flujos de pago, problemas de inseguridad y cada vez más restricciones para acceder a crédito, son problemas de nuestros socios y como mesa directiva, es nuestro compromiso el acompañamiento a mejorar en estos temas.

¿Qué rol quisiera usted que desempeñe la CChC en la Región de O’Higgins?

En nuestra región, nos ocupa la participación activa de nuestros socios para impulsar al gremio en el constantemente relacionamiento con el ámbito público a través de reuniones con SEREMÍAS, SERVIU, MOP, DIRECCIONES, GORE, entre otros, como también con el relacionamiento en el ámbito privado. Promover acciones enfocadas en fortalecer y acelerar los programas de inversión levantando las necesidades locales e involucrando a todos los actores regionales y nacionales.

Es nuestro interés el hacer presente a nuestras autoridades sobre la situación regional y contexto país en que podamos tomar parte como gremio y ayudar en el desarrollo y crecimiento de la región.

De enero a julio de 2023 la superficie acumulada para obras nuevas, vía permisos de edificación autorizados, registró una caída de 25,4% respecto del mismo período de 2022 y una contracción de 36,1% en comparación con el promedio histórico (2000-2022), siendo la cifra más baja observada en estos mismos años y la tercera en el período 1992-2023. Sin duda, que afecta tremendamente al sector y en nada ayuda a mejorar las cifras.

La construcción es uno de los más demandantes de mano de obra y nos preocupa enormemente el hecho de que se encuentre afectada.

Como Cámara, debemos ser capaces de influir en estos grandes temas como: i) que se hagan efectivos los reajustes comprometidos a contratistas de obras pública; estimamos +/- 70% pendiente. ii) acelerar relicitaciones y licitaciones de proyectos de infraestructura pública con presupuestos actualizados, iii) acelerar la modernización del Estado, modernizar la planificación urbana para que efectivamente oriente e impulse inversiones público – privadas, entre otras.

Desde nuestra mirada la productividad, sostenibilidad ambiental y la industrialización son temas que nos mueven a diario en las actividades gremiales lo que nos ha permitido crecer como industria y lograr el mejor desarrollo de nuestro sector.