La inversión sectorial reduce su caída a -4,5% anual por el ajuste de la inflación y de la Tasa de Política Monetaria, así como por mayores montos de inversión reportados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Corporación de Bienes de Capital. La situación en materia de empleo no mejora. A julio, se habían destruido cerca de 63.000 puestos de trabajo en la construcción respecto de igual período del año pasado.

El presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Juan Armando Vicuña, dio a conocer 25 medidas que propone el gremio para impulsar la reactivación y el crecimiento de la economía, recuperar el empleo perdido en el sector y facilitar el acceso de las personas tanto a la vivienda como a la infraestructura que necesitan.

Las propuestas las entregó el dirigente gremial en el marco de la actualización de las cifras de inversión sectorial contenidas en el informe Macroeconomía y Construcción, MACh, que en su versión más reciente presenta una menor caída de la inversión total en construcción respecto de lo estimado anteriormente: -4,5% vs. -5,9% previsto en mayo pasado.

Entre las razones generales que explican esta menor contracción destaca el ajuste de la inflación y de la Tasa de Política Monetario, mayor al previsto, y el proceso de normalización de los precios de los materiales e insumos de la construcción.

Inversión en Infraestructura

La inversión en Infraestructura se contraería 4% anual en 2023 por una caída de 7,2% en doce meses de la inversión en infraestructura productiva y de 0,9% anual de la inversión en infraestructura pública.

En estas cifras incidió positivamente una mejor ejecución presupuestaria del Ministerio de Obras Públicas a julio –aunque se mantiene algo por debajo de los niveles registrados el año pasado– y un aumento de la inversión productiva estimada para 2023 por la Corporación de Bienes de Capital, al incorporarse nuevos proyectos en los sectores Minería y Energía a su catastro.

Al contrario, un factor negativo está siendo los 18 meses de retraso que registran, en promedio, los proyectos de concesiones a adjudicar, que suman una inversión cercana a los US$ 2.900 millones, así como la fuerte caída de la inversión y el gasto en construcción de proyectos de infraestructura privada.

Inversión en Vivienda

En materia de inversión en Vivienda, esta caería de 5,6% anual en 2023, empujada fuertemente por la inversión en vivienda privada, que retrocedería 6,6% en doce meses, pese a los mejores números que registra la venta de casas y departamentos. Al segundo trimestre de este año, esta aumentó 14% anual y la proyección del gremio es que cerraría el año con un alza de 17% anual.

En el caso de la inversión en vivienda pública, esta se contraería 1,7% en comparación con el año pasado, lo que constituye una menor caída respecto de la estimación anterior de la CChC, principalmente porque en el primer semestre de este año la ejecución del presupuesto asociado a la política habitacional por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo aumentó 30% anual.

Empleo en la construcción

El empleo en la construcción es un punto que el gremio sigue mirando con preocupación, ya que a julio de este año se habían destruido cerca de 63.000 puestos de trabajo en la construcción respecto de igual período del año pasado.

De esta forma, el sector mantiene cerca de 725.000 personas trabajando, 79.000 empleos menos que en el peak a fines de 2019. Para el resto de este año se prevé poco dinamismo en cuanto a la creación de nuevos puestos de trabajo.

PROPUESTAS DE REACTIVACIÓN Y CRECIMIENTO

“Hoy estamos proponiendo 25 medidas pro reactivación y crecimiento para que haya más actividad y empleo, mejor calidad de vida y mayores oportunidades para todos. Estos son objetivos fundamentales y el sector público, el privado y la sociedad civil tenemos que trabajar juntos para alcanzarlos. Algunas de estas iniciativas ya han sido tomadas por las autoridades y otras, esperamos presentárselas lo antes posible y que tengan una buena acogida”, explicó Juan Armando Vicuña, presidente de la CChC.

ÁREA INFRAESTRUCTURA

Medidas pro reactivación:

  1. Pagar reajustes comprometidos a contratistas de obras públicas. Estimamos +/- 70% pendiente.
  2. Acelerar relicitaciones y licitaciones de proyectos de infraestructura pública con presupuestos actualizados.
  3. Aprobar y aplicar modificaciones ya anunciadas al DS 75. Hoy se encuentran en Contraloría.
  4. Autorizar convenios complementarios para desarrollar obras de mejoramiento de concesiones vigentes. Inversión de US$ 6.000 millones en cuatro años.

Medidas pro crecimiento:

  • Crear una agencia que planifique la infraestructura pública con visión de largo plazo y vele por su efectiva ejecución.
  • Modernizar el sistema de contratación de obras públicas creando un reglamento único para todos los proyectos de este tipo que contrate el Estado, el que además incorpore mejores prácticas internacionales, como la utilización de contratos colaborativos y de mecanismos de resolución temprana de controversias.
  • Potenciar y ampliar el sistema de concesiones, transitando hacia estándares de servicios mediante contratos flexibles.

ÁREA DE VIVIENDA:

Medidas pro reactivación:

  • Ampliar la aplicación de la garantía estatal al pie de los créditos hipotecarios (monto garantizado y valor de la vivienda) para favorecer a más familias de clase media y mejorar su promoción.
  • Equilibrar las exigencias de provisiones que hace la CMF a la banca ante la entrega de créditos hipotecarios con la creciente necesidad de las personas por acceder a una vivienda.
  • Generar incentivos tributarios transitorios para la compra de viviendas. En crisis anteriores se permitió descontar de la base imponible los dividendos de los créditos hipotecarios.
  • Implementar un mecanismo de reemplazo del CEEC. Sugerimos un subsidio directo, por un monto equivalente, a la compra de una primera vivienda.
  • Acelerar la tramitación de leyes que agilizan la entrega de permisos de edificación (ej: moción sobre Direcciones de Obras Municipales).

Medidas pro crecimiento:

  1. Activar una estrategia de densificación equilibrada en torno a la infraestructura de transporte de alto estándar para maximizar la rentabilidad social de la inversión pública.
  2. Adecuar densidades consideradas en las normas a la realidad actual del número de habitantes por hogar, permitiendo alinear los instrumentos de planificación.
  3. Fomentar la generación de proyectos de viviendas para arriendo con subsidio en terrenos públicos y privados (incentivos normativos), dando así una solución transitoria a familias que no tienen acceso a una vivienda.
  4. Implementar un IVA diferenciado para la compra de viviendas. Una vivienda no es un bien de consumo y debe tener un tratamiento particular, tal como era antes en nuestro país y como hoy lo hacen otros países de la OCDE.

MEDIDAS TRANSVERSALES:

Por reactivación:

  1. Impulsar el acceso al Fondo de Garantías Especiales para empresas del sector, flexibilizando requerimientos de capital, tasas y cobertura.
  2. Acelerar la modernización del Estado, partiendo por asegurar que la futura “Reforma integral al sistema de permisos sectoriales” incluya los trámites críticos para los proyectos y tenga una rápida tramitación legislativa.
  3. Clarificar regulaciones. Por ejemplo, relacionadas con humedales urbanos, parcelaciones, etc.
  • Destrabar y acelerar gestiones del Consejo de Monumentos Nacionales y de la Dirección General de Aguas.

Pro crecimiento:

  • Revisar el factor de requerimiento de capital que debe cumplir la banca para financiar a empresas del sector.
  • Disminuir la burocracia y aumentar la productividad implementando el conjunto de recomendaciones hechas por la Comisión Nacional de Evaluación y Productividad en diversos informes.
  • Implementar una estrategia integral para fortalecer el respaldo jurídico que normas y permisos deben entregar a los proyectos para que tengan un marco mínimo de certeza para desarrollarse.
  • Modernizar la planificación urbana para que efectivamente oriente e impulse inversiones público- privadas en desarrollo urbano.
  • Implementar pactos de invariabilidad tributaria.