Luego de la muerte del cabo primero de Carabineros tras ser atropellado por un sujeto en estado de ebriedad, la esposa del funcionario hizo un llamado al gobierno de “ponerse los pantalones” en materia de seguridad.

La viuda del cabo primero de Carabineros Alex Salazar, Marly Victoriano Ñancucheo, criticó las gestiones del gobierno frente a la muerte de su esposo e hizo un llamado al gobierno a “ponerse los pantalones” en temas de seguridad.

La mujer señaló que el gobierno “se ha encargado de darle más garantías a los delincuentes que a los carabineros”. Además, llamó al presidente Gabriel Boric a hacerse responsable de las gestiones: “Que se ponga los pantalones y haga la pega como tiene que hacerla. Él no está de presidente para ser la marioneta del resto”.

Victoriano Ñancucheo manifestó que van a apelar hasta que el imputado por el crimen del cabo Salazar se le aplique la pena máxima.

La esposa del funcionario policial acusó que el presidente Boric no ha dado la cara y que tampoco la ha llamado para comunicarse con ella.

“El Presidente me ha mandado muchos mensajes, pero no ha sido capaz de llamarme él o venir y dar la cara. A mí me gusta decir las cosas de frente y supongo que el Presidente tiene los pantalones de venir y decirme lo que piensa acá”, sentenció.

Prisión preventiva para autor del delito

La tarde de este martes fue formalizado Jhoyner Bonilla, ciudadano venezolano apuntado como el autor del fatal atropello que le costó la vida al cabo primero de Carabineros Alex Salazar.

Los delitos que se le imputan al hombre de 22 años son homicidio simple, maltrato de obra a Carabineros y conducción en estado de ebriedad.

Luego de ser considerado por la fiscal Maritza González como un peligro para la sociedad y para evitar una eventual fuga, se determinó la medida de prisión preventiva.

Bonilla habría salido del local y se habría subido a su vehículo con 1,79 grados de alcohol en la sangre, atropellando posteriormente a los carabineros que se encontraban efectuando la fiscalización, donde el sargento Moisés Zambrano y cabo segundo Jordán Mancilla terminaron con lesiones leves; y el cabo Alex Salazar fue embestido y arrastrado cerca de diez metros.