Diputada Danisa Astudillo (PS) acusó ausencia de políticas públicas dentales

320

La parlamentaria socialista ofició al ministerio de Salud para conocer a cabalidad la política que se está llevando a cabo para mitigar tanto el acceso a la salud bucal como las inequidades del mismo sector.

Un reciente informe mundial de la OMS posicionó a Chile en el grupo de los países con mayor cantidad de caries no tratadas de dientes permanentes en mayores cinco años, con un porcentaje que va del 40,6% al 55,7% de la población en tal estado, lo que explica que desde los 64 años hacia arriba tengamos un promedio de 18 piezas dentales perdidas.

Esta situación fue observada por la diputada socialista Danisa Astudillo, quien presentó un oficio al ministerio de Salud para conocer a cabalidad la política que se está llevando a cabo para mejorar la salud bucal en el país y los programas existentes para aquella población que tiene mayor daño bucal.

“Sorprende negativamente que recién hace un par de años se haya creado la Dirección Nacional de Odontología al interior del ministerio de Salud, que vendría siendo la única vía para subsanar problemas como el que señaló la OMS”, afirmó la parlamentaria, quien busca tener una radiografía de nuestro país en esta materia.

Asimismo, Astudillo hizo hincapié en que la salud de bucal de los adultos es fundamental para tener una buena calidad de vida. “Desgraciadamente, las enfermedades bucales son muy comunes en los adultos mayores de nuestro país. Se asocian a una mala higiene, mala alimentación, consumo de alcohol y hábito tabáquico, entre otros factores”, aseguró.

A lo anterior, se suma el alto costo de un tratamiento odontológico, el cual parte de los dos millones y medio aproximadamente. “Esto representa casi el 4.6% del gasto total en salud”, manifestó la congresista, quien acusó ausencia de políticas públicas dentales para tratar enfermedades periodontales, caries, desdentamiento y lesiones de mucosa oral en adultos y personas mayores chilenas.

Finalmente, con la respuesta de este oficio se espera poder diseñar nuevas políticas que promuevan condiciones ambientales para facilitar y fortalecer una cultura de prevención y promoción de la salud bucal, y así conseguir mejores resultados en todos los grupos de edad, disminuyendo las inequidades de salud en general.