Salfa Chillán generará energía fotovoltaica e inyectará 160 mil kwh al año a la red eléctrica

251
default

· Gracias a la instalación de más de 209 paneles solares, la compañía producirá 160 mil kilowatts/hora anualmente, lo que solventará gran parte de sus requerimientos y permitirá tributar excedentes a la distribución general. · Rodrigo Gutiérrez, gerente de la sucursal, estimó que ahorrarán cerca del 60% en costos, recuperando la inversión en el mediano plazo y reduciendo significativamente su huella de carbono.

La empresa chilena Salfa dará inicio al funcionamiento de más de 200 paneles solares en su centro de operaciones en Chillán. Gracias a la instalación de estas nuevas estructuras fotovoltaicas en el techo de su edificio institucional en la Región de Ñuble, generará cerca de 160 mil kilowatts/hora al año (kWh/año), de los cuales dos tercios serán inyectados a la red.

Rodrigo Gutiérrez, gerente de la sucursal de Salfa en Chillán, estimó que la iniciativa les permitirá reducir significativamente su huella de carbono y disminuir en un 60% los costos asociados a electricidad. Actualmente, la compañía se encuentra en proceso de certificación para precisar la cantidad de gases de efecto invernadero que ahorrará con los 209 paneles.

“Nuestra región ha tenido en los últimos años serios problemas de factibilidad eléctrica a nivel productivo, una situación que han advertido distintas entidades y representantes del sector industrial. Es una experiencia que vivimos en los años en que Salfa proyectaba la construcción de su nueva sucursal, inaugurada el 2022, y que con este proyecto aspiramos a mitigar”.

El ejecutivo destacó que los nuevos sistemas de energía renovable permitirán, en este contexto, garantizar la continuidad operacional de la sucursal, tributando además un 60% de la generación a las empresas distribuidoras. “Salfa, como una empresa chilena presente de Arica a Punta Arenas, es también parte del objetivo del país por avanzar hacia una matriz energética renovable”, afirmó.

Los paneles fotovoltaicos que suministrarán electricidad a la operación de Salfa en Chillán están ya instalados (la fase de construcción está terminada y se encuentra ad portas de su puesta en marcha) en el edifico principal de la sucursal. Su emplazamiento obedece a criterios técnicos de orientación y radiación solar para aprovechar al máximo el potencial de generación de la zona.

Según explicó Gutiérrez, esperan obtener gran parte del suministro durante primavera y verano, teniendo como respaldo el suministro convencional en los meses más fríos. En promedio, la operación utilizará alrededor de un 40% de los 160 mil kWh/año, lo que equivale a tributar más de 100 mil kWh/año a la red, en línea con la denominada Ley Netbilling o 20.571 de generación ciudadana.

Por una cultura renovable

La sucursal de Salfa en Chillán es un centro principalmente orientado a las industrias agrícola y forestal de la región, y que emplea a una dotación de más de 60 personas, con representación en las 21 comunas de Ñuble. Dispone de todas las líneas de la empresa, con venta de equipos agrícolas, forestales, camiones, servicio técnico, neumáticos y repuestos, además de servicios de leasing operativo en la zona.

“Como propósito, apostamos a que nuestros trabajadores y trabajadoras vivan la experiencia de tener una sucursal que aporta a proteger el medioambiente y a una reducción significativa de la huella de carbono a través del uso de las energías renovables. Queremos demostrar que este tipo de proyectos son además rentables y permiten mantener un servicio de calidad para nuestros clientes”, aseguró el ejecutivo.

Desde la empresa creen que alcanzarán un ahorro promedio mensual del 60% en costos asociados a la electricidad, lo cual permitirá recuperar en el mediano plazo la inversión realizada, expuso el gerente de la operación de Salfa en Ñuble. Gutiérrez valoró, además, que la iniciativa puede incentivar nuevos proyectos para aportar suministro eléctrico al sistema energético en la región.

“Como empresa nuestro objetivo es consolidar una operación amigable con el medio ambiente y que reduzca permanentemente nuestra huella de carbono. Creemos también que podemos incentivar a la industria a multiplicar proyectos de este tipo, que aporten energía al sistema para la región. Sabemos que esto también contagiará de una cultura innovadora y responsable a nuestro equipo, que de seguro seguirá aportando ideas en beneficio de la comunidad”.