Dos detenidos quedaron en prisión preventiva tras su formalización en el Juzgado de Garantía rancagüino.

Entre el domingo y el lunes pasado, tres estaciones de servicios de Rancagua fueron asaltadas por sujetos que, premunidos con armas de fuego, amenazaron a los bomberos que atendían en las islas de carga de combustible, así como a los dependientes de los minimarket existentes en ellas, para llevarse la recaudación que había en sus cajas.

Debido a lo anterior, la Fiscalía de Rancagua solicitó que la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Mostazal, realizara las primeras diligencias, a fin de establecer la identidad de los imputados y sus paraderos.

Fue así que, a través del análisis de las cámaras de seguridad, además de evidencia levantada en los sitios del suceso y declaraciones de testigos, fue posible identificar el automóvil en el cual se trasladaban los imputados, lo que llevó a la ubicación del conductor del vehículo, correspondiente a un hombre de 33 años de edad, quien fue detenido el pasado lunes por la BIRO Mostazal.

Con el resto de diligencias complementarias, la PDI consiguió información que permitió al fiscal a cargo de la investigación, gestionar ante el Juzgado de Garantía de Rancagua, órdenes de detención para otros dos integrantes de la banda, así como órdenes de entrada y registro para sus domicilios, ubicados en el sector oriente la ciudad.

Luego de recibir las autorizaciones judiciales, la PDI irrumpió durante la jornada del martes pasado en los inmuebles, donde fueron detenidos dos imputados de 19 y 17 años de edad, el menor de ellos con diversas órdenes de detención pendientes por otros delitos.

De igual manera, los policías encontraron en las viviendas 67 cartuchos de munición de diverso calibre, 5,1 gramos de ketamina, 126,3 gramos de cocaína base, 454 mil pesos en efectivo, dos armas a fogueo, una pistola convencional, un revolver, además de gorros pasamontañas y vestimentas que los posicionarían a los imputados en el sitio del suceso.

Tras la captura de los tres sujetos, la Fiscalía solicitó la ampliación de sus detenciones hasta hoy, siendo formalizados en el Juzgado de Garantía de Rancagua, por los delitos de robo con intimidación y robo con violencia, oportunidad en la que se determinó que el imputado de años 17 fuese internado preventivamente en un centro para menores, en tanto que al de 19 años se le decretó la prisión preventiva. En cuanto al conductor del vehículo, el Jugado de Garantía determinó que quedara con arresto domiciliario total, mientras la investigación se extiende por un plazo de 120 días.