La iniciativa, que surge del Acuerdo Nacional para la Seguridad Pública impulsado por el Gobierno, busca fortalecer la institucionalidad de las policías con medidas que permiten mejorar el control civil sobre su gestión y fortalecer la probidad y rendición de cuentas, reforzando el vínculo de la comunidad con las fuerzas del orden público.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció este miércoles la publicación de la ley de Modernización de las Policías, que refuerza su institucionalidad interna y fortalece la relación de Carabineros con las personas.

«Sabemos lo absolutamente necesaria que es la labor de Carabineros y de la Policía de Investigaciones para resguardar el orden público, para proteger la seguridad ciudadana y para asegurar el Estado de Derecho y la democracia», destacó el Mandatario en un acto en la comuna Estación Central, acompañado del ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado.

El texto legal, que es resultado del Acuerdo Nacional para la Seguridad Pública, comprende a ambas policías. No obstante, se impulsa con fuerza el proceso de Reforma a Carabineros de Chile, con foco en cuatro ejes: Modernización de la Gestión; Institucionalidad y Gobernanza; Control del Orden Público; y Carrera y Formación.

Al respecto el Delegado Presidencial Regional, Ricardo Guzmán señaló “el Presidente de la República, Sebastián Piñera junto al Ministro del Interior han promulgado un proyecto de ley que fortalece y también moderniza todos los procedimientos que tienen que ver con las policías y esto es un gran avance, no solo en la gestión, probidad y transparencia, sino que también, en la forma que se realizan los procedimientos, entendiendo los desafíos que se han implementado o que se han exigido últimamente como el respeto a los derechos humanos, por lo tanto esto es muy importante”.

En materias de modernización de la gestión, institucionalidad y gobernanza, destaca que la relación entre las policías y el Gobierno se realizará por intermedio de la Subsecretaría del Interior y no a través de las jefaturas de servicio, como ocurría hasta ahora. Además, el Ministerio del Interior elaborará un reglamento mediante el cual se establecerán las bases de evaluación y supervisión de la gestión policial.

La iniciativa también incorpora mecanismos de auditoría de declaraciones de patrimonio e intereses, y la obligación de denunciar faltas administrativas, para lo que se deberá implementar un modelo de control interno de prevención y control de conductas indebidas. Asimismo, se establece la obligación de elaborar un Plan Estratégico de Desarrollo Policial, con una proyección mínima de seis años, que definirá los lineamientos de distribución del personal y de los medios de la institución, los lineamientos de compras e inversiones y las pautas para su actualización, que será evaluado por el Alto Mando policial respectivo y la Subsecretaría del Interior.

Respecto del Control y Orden Público, la nueva ley establece que la fuerza en el actuar policial se podrá emplear solo cuando sea estrictamente necesaria y en la proporción adecuada debiendo priorizar siempre medios no violentos.

Finalmente, en relación a la Carrera y Formación, la normativa establece que para ingresar a las instituciones se requerirá educación media. Asimismo, el Ministerio de Educación le entrega reconocimiento oficial a la Escuela de Formación de Carabineros y al Centro de Capacitación Profesional de la Policía de Investigaciones de Chile.