La Subsecretaría de Redes Asistenciales busca que el número de camas disponibles aumente a 2.428, es decir, 300 más que las que había hasta el martes. La medida incluye que “los pacientes en ventilación mecánica no deben ser inferior al 75%, con la finalidad de tener un uso eficiente de los recursos” y que “solo en el caso de ser indispensable, los servicios de salud podrán cesar algunas actividades quirúrgicas”.

Debido al aumento de casos positivos por COVID-19 y a pacientes que requieren hospitalización por la enfermedad, la Subsecretaría de Redes Asistenciales emitió una resolución para que los prestadores cerrados de alta complejidad aumenten la disponibilidad de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Hasta el martes pasado había 2.128 camas UCI habilitadas en el país. Con la instrucción del Ministerio de Salud (Minsal) se busca que ese número total -correspondiente a servicios públicos y privados- se eleve en 300 camas más, es decir, un aumento del 14%, consignó La Tercera.

“Los últimos cuatro días hemos visto y experimentado un cambio en el comportamiento de la pandemia. Este cambio nos obliga a aumentar la disponibilidad de camas que tenemos”, dijo el subsecretario (s) de Redes Asistenciales, Nicolás Duhalde.

“Aparte, esta resolución incluye otras dos ideas fundamentales. Primero, los pacientes en ventilación mecánica no deben ser inferior al 75%, con la finalidad de tener un uso eficiente de los recursos. Además, solo en el caso de ser indispensable, los servicios de salud podrán cesar algunas actividades quirúrgicas”, agregó.

El ministro de Salud, Enrique Paris, espera que con la medida se logre atender a todos los pacientes que requieran ventilación mecánica o cuidados intensivos y que estén infectados por COVID-19.

“Una vez más, requerimos la colaboración de los funcionarios de salud, sabemos que están cansados y hay una fatiga pandémica, pero esperamos que este sea uno de los últimos embates que nos envíe este virus”, afirmó.