Esta innovación en materia alimentaria fue anunciada por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) al Programa de Alimentación Escolar (PAE), el cual está a cargo de distribuir raciones de alimentos a todos los establecimientos municipalizados y particulares subvencionados del país.

En el marco de los proyectos “Cocina con Raíces” y “Cocina del Mundo”, la institución pretende rescatar la cultura gastronómica de cada zona de Chile, como la de los pueblos Mapuche, Rapa Nui y Aymara. Asimismo, serán consideradas preparaciones de países predominantes en la inmigración a Chile, como Venezuela, Perú, Haití, sin dejar de lado a Colombia, Bolivia y Ecuador. Lo anterior se estableció como una política inclusiva, ya que los jardines infantiles y colegios adheridos al programa presentan un índice considerable de alumnado proveniente de estas naciones.

Una de las empresas concesionarias de Junaeb, encargada de la distribución de los alimentos en diversas regiones del país, es SOSER. Desde la entidad señalan que se han implementado altos estándares y protocolos sanitarios acordes a las exigencias del Ministerio de Educación, por lo que es posible asegurar a los padres y familias que sus hijos seguirán recibiendo una alimentación segura, sana y confiable en los casinos de sus establecimientos, en virtud del plan “Retorno a Clases”.

Los aportes nutritivos también fueron modificados en este nuevo menú. Por ejemplo, la leche en polvo fue reemplazada por bebidas lácteas líquidas o yogurt, además de quinoa, avena, chía, cus-cus, mote y polenta. También, se reducirá la cantidad de carbohidratos con la entrega de solo un 50% de pan. Las proteínas como huevo y los endulzantes naturales como miel y frutas, también serán considerados.