Aunque el exitoso plan de vacunación impulsado por el Gobierno sigue suavizando las alzas de indicadores, las inmunizaciones no evitan que una persona se contagie. Sin embargo, su protección reducirá fuertemente la posibilidad de enfermar gravemente o morir de covid-19.

La mañana de este viernes, el Ministerio de Salud (Minsal) reportó la detección de 2.601 casos covid-19, 1.760 de ellos con síntomas.

La cifra del día representa un nuevo peak en esta ola de contagios, que comenzó a advertirse en los días previos al 18 y con más fuerza tras Fiestas Patrias.

Los diagnósticos de este reporte van en contra de lo que señaló el ministro Enrique Paris ayer jueves, cuando afirmó que probablemente el peak de esta ola ya había pasado, pero hoy vemos otro máximo en medio del rebrote actual.

Además, el resultado hizo crecer el total de pacientes en etapa activa de la enfermedad, que pasó de 11.141 a 11.291.

Con 2.601 contagios, este viernes se transformó en el más alto en 17 semanas desde el 9 de julio (2.906).

De acuerdo a cifras del Minsal, la variación de nuevos casos confirmados a nivel nacional fue de 3% en siete días y de 47% para la comparación de dos semanas.

Según el Gobierno, cuatro regiones disminuyeron sus nuevos casos durante la última semana y solo una lo hizo en 14 días.

“De los 2.601 casos nuevos, 18% se diagnostica por test de antígeno, un 23% se origina por Búsqueda Activa de Casos (BAC) y un 24% de los notificados son asintomáticos”, indicó la cartera a través de un comunicado.

En tanto, la positividad se fijó en 3,08% y el DEIS añadió 20 nuevas muertes.