El abanderado presidencial del Partido Progresista enfatizó en que «nunca hubo interés por buscar justicia ni investigar seriamente, que hubo sesgo y que el Consejo de Defensa del Estado y la Fiscalía, operan políticamente».

Este viernes, el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal (TOP) de Santiago confirmó la absolución del candidato presidencial del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, del caso OAS, sobre las presuntas irregularidades en la rendición de cuentas ante el Servel de su campaña política en 2013.

Esto ocurrió luego que ni Fiscalía ni el Consejo de Defensa del Estado (CDE) recurrieran a la nulidad para invalidar el fallo que liberó de sus cargos al abanderado del PRO.

Al respecto, la defensa de ME-O enfatizó en que “hubo una investigación sesgada y con visión de túnel, y donde se le acusó por hechos falsos e irreales”.

“Es inocente, así lo estableció de manera unánime clara y contundente la justicia, después de un juicio oral, y ni el Ministerio Público ni el Consejo de Defensa del Estado presentaron recursos en contra de la sentencia absolutoria, de manera tal que ahora, esta sentencia ha quedado ejecutoriada y tiene plena validez”, dijo el abogado defensor, Ciro Colombara.

Por su parte, Marco Enríquez-Ominami aseguró que “esto demuestra que nunca hubo interés por buscar justicia ni investigar seriamente, que hubo sesgo y que el Consejo de Defensa del Estado y la Fiscalía, operan políticamente”.

“Por eso, lucharé y estoy más libre hoy que nunca para defender a las chilenas y chilenos, para que tengamos todos el derecho a un sistema fiscalizador y de defensa de nuestros intereses en manos de funcionarios probos, diligentes, sin sesgo político”, agregó el cineasta.