El estudio de la Fundación Yo Te Creo fue presentado este martes en la Comisión de Emergencias, Desastres y Bomberos de la Cámara baja y evidenció alarmantes datos de violencia de género en el Cuerpo de Bomberos nivel nacional. En una institución basada en la jerarquía, es destacable que 74% de las agresiones acusadas fueron ejecutadas por personas en cargos de autoridad.

La Fundación Yo Te Creo publicó el primer estudio nacional sobre violencia de género en Bomberos de Chile, cuyos resultados revelaron que decenas de voluntarias reconocen haber sido víctimas de violencia, ya sea psicológica, acoso, abuso sexual e incluso violaciones.

El estudio, que estuvo a cargo del integrante de la fundación y médico residente de Siquiatría, Claudio López, sumó una encuesta respondida por casi 400 voluntarias de un universo de 11 mil, cuyo objetivo ha sido visibilizar la violencia de género dentro de la institución para que se busquen medidas reparatorias y, de ser necesario, sumarios internos en todas las compañías del país.

Los datos más alarmantes mostraron que 13 mujeres aseguraron haber sido violadas y otras 181 dijeron haber sido abusadas sexualmente por compañeros de cuartel.

Ante la pregunta “¿Ha sufrido Ud. violencia, acoso o abuso durante su permanencia en el cuerpo de bomberos al que pertenece?”, un 85% afirmó haber sufrido violencia psicológica y un 64% acoso sexual.

De manera preocupante, el estudio develó que cuando las voluntarias pidieron ayuda a sus superiores, un 29% de las veces fueron juzgadas disciplinariamente y en 18% se les impusieron sanciones.

En una institución basada en la jerarquía, es destacable que dos tercios (74%) de las agresiones acusadas fueron ejecutadas por personas en cargos de autoridad.

Los resultados de la encuesta fueron dados a conocer este martes en la Comisión de Emergencias, Desastres y Bomberos de la Cámara de Diputadas y Diputados. Además de la presidenta de la Fundación, Evelyn Astorga, en la instancia estuvieron presentes el presidente de la Junta Nacional de Bomberos, Raúl Bustos Zavala, la subsecretaria de la Mujer y la Equidad de Género, María José Abud.

En el informe, la fundación expresó que los datos expuestos adelantan “una conclusión sociológica aún más preocupante: como sociedad no accionamos, sino que reaccionamos; no prevenimos, sino que nos lamentamos; no educamos, sino que a veces, y solo a veces, sancionamos”.

Además, destacó que el protocolo de acoso sexual en Bomberos no es obligatorio ni se ha establecido un sistema de sanciones para los cuerpos que no lo adopten. De esta manera, la institución reflexionó que “se debe instaurar una real cultura de derechos, de prevención de la violencia de todo tipo en contra de las mujeres”, siendo imprescindible la educación, la entrega de información y la formación.

Dentro de los antecedentes más cercanos, en abril de este año el Juzgado de Letras de Ovalle falló a favor de una empleada administrativa de la compañía local de bomberos. La querella por acoso laboral y de género fue contra el superintendente de dicha institución, Edgardo Díaz.

En detalle, la resolución judicial dictó que la institución vulneró los derechos fundamentales de la víctima, quien recibió una indemnización de $8 millones por concepto de daño moral. Asimismo ordenó al Cuerpo de Bomberos enviar una carta de disculpas públicas a la mujer y organizar un taller sobre acoso sexual y no discriminación con enfoque de género para los trabajadores y voluntarios.

En aquel momento, la autoridad acusada afirmó para el Diario El Día que “la resolución está en estudio de parte de nuestros abogados, ellos verán las directrices que vayan a tomar, pero la causa todavía no ha terminado”.