En el marco del trabajo permanente que desarrolla CGE para fortalecer el sistema eléctrico en la región de O’Higgins, a inicios de agosto finalizó la construcción de una nueva línea eléctrica desde la subestación Alcones, que permitirá contar con un nuevo circuito de respaldo para enfrentar posibles interrupciones de suministro que afecten a la comuna de Pichilemu.

Esta obra permite tener una vía alternativa de traspaso de energía en caso de emergencias, permitiendo una recuperación más rápida del suministro. A ello se suman los trabajos de mantenimiento que la compañía realiza durante todo el año, tales como el lavado de redes eléctricas, construcción de losas, refuerzos y reemplazo de estructuras, despeje de vegetación cercana a las líneas y análisis termográfico, entre otras iniciativas.

Al respecto Leandro González, gerente zonal Colchagua-Cardenal Caro, señaló que “estas importantes obras nos permiten reforzar la entrega de un suministro eléctrico continuo y de calidad, previendo el aumento de los consumos en la zona costera. Asimismo, continuamos instalando equipos tecnológicos de última generación que permiten una recuperación más rápida del suministro en caso de interrupción, los que a su vez contribuyen a disminuir las zonas afectadas mientras se realiza alguna reparación o mantenimiento de la red eléctrica”.

Además, durante el 2020 se realizaron trabajos de aumento de potencia en la subestación Alcones. Este proyecto consideró la instalación de un nuevo transformador de 20 MW el cual, sumado al existente de 10 MW, triplica la capacidad instalada en la subestación, que entrega energía principalmente a la comuna de Pichilemu y sus alrededores.

En los últimos dos años, CGE ha invertido en labores de mantenimiento en la comuna, reafirmando su compromiso con la entrega de un suministro eléctrico continuo y seguro para los habitantes de la zona costera.