La decisión se sustenta en que se debe mantener la seguridad sanitaria de cada uno de lo vecinos y vecinas de Rancagua.

El 18 de septiembre del 2020 fue distinto al de años anteriores. Debido a la pandemia se suspendieron fondas y ramadas para evitar cadenas de contagios de Covid-19 que en ese momento vivía su momento más álgido. Y este año no es distinto. Si bien las ciudades han avanzado en el Plan Paso a Paso, la inoculación de la población entrega buenos números y los casos nuevos van a la baja, el alcalde de Rancagua Juan Ramón Godoy y el Concejo Municipal decidieron la no realización de fondas y ramadas para estas Fiestas Patrias.

Esta decisión tiene por objetivo no exponer a la ciudadanía a riesgos innecesarios que podrían provocar un brote hoy cuando los números tienden a mejorar.

Para llegar a esta resolución, el alcalde se reunió con la directiva del Colegio Médico de Rancagua, encabezada por la doctora Leslie Salvatierra, quienes hicieron énfasis en que el escenario actual sigue siendo de mucho cuidado.

En la oportunidad, el alcalde Juan Ramón Godoy señaló que “es de público conocimiento que hay una consulta de cómo vamos a celebrar este 18. En el Concejo Municipal se tomó la decisión, con los concejales y concejalas, que Rancagua no va a tener fondas y ramadas. Esto tiene que ver con la prioridad del funcionamiento de la ciudad que se vincula con la salud de las personas. No podemos relajarnos, sobre todo cuando está entre nosotros la variante Delta. Debemos tomar todas las medidas sanitarias y el tener grandes aglomeraciones nos puede generar nuevos brotes, por lo tanto, la decisión de Rancagua es que no va a tener fondas y ramadas”.

Además, la el jefe comunal comentó las señales que tiene que dar la autoridad: “ya tenemos experiencia de lo que pasó con el pase de vacaciones, con un alto nivel de contagio, estuvimos en momentos críticos, no debemos relajarnos, cuidemos el avance de la ciudad, ya que no queremos retroceder a cuarentena”.

Finalmente, pese a que Rancagua se encuentra en la última etapa del Plan Paso a Paso, la ciudad seguirá cuidándose para enfrentar un futuro con esperanza y responsabilidad. La pandemia sigue activa y es obligación de la autoridad dar lineamientos correctos y buenas señales que generen efectos positivos en cuidar la salud de las y los rancagüinos.