Durante sesión realizada en dependencias del HRLBO, instancia en la que los directores (s) del SSO y Hospital Regional dieron a conocer cómo se han invertido los recursos otorgados por el CORE para enfrentar el COVID-19.

Como una “Cuenta pública COVID-19” se podría denominar la reunión de la Comisión de Salud del Consejo Regional, realizada en dependencias del Hospital Regional, instancia en la que el director (s) del Servicio de Salud O’Higgins (SSO), Dr. Fernando Millard, y el director (s) del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO), Dr. Carlos Bisbal, presentaron la buena respuesta de la red de salud, ante las olas de contagio por coronavirus que azotaron la región.

En la jornada explicaron en detalle cómo se han aprovechado los más de tres mil setecientos millones de pesos, entregados por el Gobierno Regional que permitieron, no solo asegurar la atención de los habitantes de la sexta región, sino que además se pudo prestar atención a más de doscientos usuarios de otras zonas del país.

El presidente de la Comisión de Salud del Consejo Regional, Gerardo Contreras, se mostró muy satisfecho con lo expuesto y proyectó la continuación del trabajo en conjunto con el Servicio de Salud, afirmando que “cuando se trabaja en equipo, se trabaja mejor y en ese sentido, nosotros hemos tenido un gran aliado, que es el Servicio de Salud O’Higgins, en donde como Consejo Regional, siempre nos hemos puesto a disposición y eso nos ha permitido tener estos resultados. Creemos que la forma de hacer salud y tener una mejor región, viene de la mano con una unión entre estos servicios, lo que ha dado muchos resultados”.

En esa misma línea, el vicepresidente de la Comisión de Salud, Germán Arenas, expresó la necesidad de saber en qué forma seguir apoyando en el desarrollo de la región en materia de salud, sosteniendo que “era muy relevante hacer la Comisión de Salud en el Hospital Regional de Rancagua, en la cual teníamos como objetivo, primero realizar el seguimiento de las iniciativas de inversión, que se aprobaron en marzo del año 2020 para el manejo de la crisis sanitaria y lo segundo, era dar a conocer, cuáles son las necesidades que están presentes en el Hospital Regional, para seguir mejorando su infraestructura y con ello, mejorar la calidad laboral y también la calidad de atención de salud para las y los usuarios”.

Por su parte, el director (s) del SSO, Dr. Fernando Millard, valoró al apoyo a nivel de recursos entregado por el Consejo Regional, como también el gran esfuerzo desplegado por quienes se desempeñan en el sector salud, manifestando que “nosotros como Servicio de Salud nos sentimos muy comprometidos con el CORE, porque gracias a ellos hemos logrado recursos que son difíciles de obtener y equipamientos de buenísima calidad, que nos van a quedar para siempre. El impacto del aporte fue grandísimo, ya que nos permitió pasar de 100 camas a 370, y es algo enorme y que se logró gracias a este equipamiento, más los recursos que puso el Minsal, más todas las contrataciones que hemos hecho y el esfuerzo mayor, que nunca me canso de decirlo, que es el de los funcionarios de la salud pública, que se comprometieron en esta pandemia y que fueron capaces de sacar adelante la primera y segunda ola, pudiendo responder a todos los chilenos”.

Finalmente, fue el director (s) del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins, Dr. Carlos Bisbal, quien afirmó que “lo importante de la presentación era destacar el uso que se le dieron a los equipos financiados por el Consejo Regional, lo que el Hospital Regional ha sacado adelante en materia de salud, la cantidad de pacientes que logramos atender con profesionales de primer nivel y salvar sus vidas” agregando que “queremos destacar la calidad de los diferentes equipos que nos financió el CORE. La verdad es que la calidad es, por lejos, superlativa. Agradecemos tremendamente a los consejeros regionales, y a la comisión de salud del CORE por todo el apoyo en el transcurso de la pandemia”.

Una vez finalizada la sesión, las autoridades realizaron un recorrido por las dependencias del principal centro hospitalario de la región, verificando en terreno el correcto funcionamiento, principalmente de las salas UTI y UCI e identificando las principales necesidades que quedan por subsanar.