Mientras que desde la Asociación de Municipalidades piden al Gobierno que patrocine y le de urgencia a la iniciativa, expertos aseguran que tanto el FMI como la OCDE recomiendan subir aún más el tributo.

La Asociación de Municipalidades de Chile llamó al Gobierno a patrocinar y a darle urgencia al proyecto que rebaja el impuesto que pagan las gasolinas y dejar sólo el IVA.

El alcalde de La Reina, José Manuel Palacios, dijo sobre esto que “en este momento, en el que estamos en una crisis económica muy grave a nivel nacional e internacional, creo que sería un gran apoyo a los bolsillos de las personas”.

La queja de los transportistas apunta directamente a la alta participación de este tributo en el precio. Por cada litro de bencina, los usuarios pagan aproximadamente $300 en impuesto específico.

Además, resaltan las diferencia que hay con otras industrias. “Si de alguna manera tenemos que pagarlo, paguemoslo todos, que es lo que hemos señalado. Hoy día las navieras, las mineras, las aerolíneas no pagan ese aumento”, señaló Eduardo Castillo, presidente de Contramer.

Pero aunque el argumento principal de quienes apoyan la petición es que el objetivo del impuesto específico ya se habría cumplido, que era financiar obras viales y reparaciones luego del terremoto de 1985, en la vereda contaria hay quienes indican que este ha cambiado.

Ahora, señalan, gravar los combustibles fósiles busca compensar las externalidades que genera el uso de un auto, como contaminación ambiental, acústica o congestión.

El ex ministro del Medio Ambiente Marcelo Mena señaló que “Chile tiene una de las menores tasas de impuesto específico de toda la OCDE y al contrario, tanto el FMI como la OCDE recomiendan no solamente que no baje el impuesto específico, sino que también que se considere subirlo”.

Por su parte Carlos Melo, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad San Sebastián afirmó que “si es que queremos preocuparnos respecto a la lucha contra el cambio climático, si es que nos interesa mitigar la congestión en las ciudades, disminuir o reducir el impuesto a los combustibles es un de las peores ideas”.

Mientras el petróleo paga 1,1 UTM por metro cúbico, la gasolina de 93 octanos paga 5,4. Expertos aseguran que de encontrarse una medida para suplir lo que no se va a recaudar, la rebaja del impuesto podría ser una muy buena iniciativa.

El abogado tributario Claudio Bustos asegura que “esto evidentemente en la medida que la rebaja del impuesto se traduzca efectivamente en una rebaja de precio al consumidor final, cuestión que habría que estudiar y verificar cuidadosamente”.

El precio de las bencinas, en tanto, lleva 27 semanas al alza y ya acumula un total de $170.