La Región de O’Higgins registró la participación más alta a nivel país con un 47,37 del total habilitado para sufragar.  

Hace algunas semanas vivimos una elección calificada como histórica, que definió a quienes integrarán la convención que dará vida a una nueva Constitución para Chile. Pero eso no es todo, la ciudadanía además tuvo la oportunidad de elegir de forma inédita a sus gobernadores regionales.

En O’Higgins la participación alcanzó un 47,37%, posicionado al candidato de la Unidad Constituyente, Pablo Silva Amaya, como el más competitivo para la segunda vuelta que se realizará el próximo domingo 13 de junio, con un 24,31 % de las preferencias ciudadanas.

Elegir de forma democrática a los gobernadores regionales representa un avance significativo en los procesos de descentralización del país. Atrás quedarán las designaciones presidenciales de lo que hasta hoy conocemos como intendentes, dando paso a liderazgos políticos locales y validados por las y los electorales.

El desafío para quienes buscan alcanzar la Gobernación Regional es, entonces, incentivar la participación en los comicios de junio; una tarea compleja donde se espera que las propuestas de desarrollo, la equidad territorial y los anhelos de futuro sean determinantes en la decisión de los electores.

Pablo Silva Amaya, candidato que obtuvo la mayoría de las preferencias en primera vuelta, expresó su confianza en el espíritu cívico de la ciudadanía “la Región de O’Higgins registró la participación más alta del país y confío que las personas volverán a participar activamente el 13 de junio, porque hoy existe mayor conciencia del por qué no da lo mismo a quien entregamos los destinos de la región y el país”.

En esa línea el candidato agregó que en las últimas elecciones la ciudadanía envió un mensaje claro a la clase política, por ello -señala- en esta última etapa de la campaña “reforzaremos el llamado a la unidad, pero no solo de la izquierda partidaria, sino que también de los jóvenes, profesionales y del amplio mundo independiente (…) porque estamos seguros que nos unen los valores de la democracia, el progreso y el bien común”.

Finalmente, Pablo Silva Amaya agradeció las preferencias de más de 80 mil personas que validaron un programa colectivo para la gobernación regional, con propuestas con sentido de realidad, que se hace cargo de las urgencias y que aseguró “llevaremos adelante con las y los mejores profesionales de la Región de O’Higgins”.