Con todo, la cifra de desempleo se ubicó por debajo a lo esperado por el mercado.

La tasa de desempleo a nivel nacional se ubico en 10,4% en el primer trimestre del año, informó esta mañana el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La cifra, una décima superior al registro anterior (10,3%), se posicionó bajo la estimación de Bloomberg, que esperaba que el desempleo en el país subiera a 10,6% en el trimestre móvil enero-marzo.

Según el INE, el registro implicó un incremento de 2,2 puntos porcentuales (pp.) en doce meses, producto de la reducción de la fuerza de trabajo (-6,7%) menor a la disminución presentada por los ocupados (-8,9%), y el incremento de 17,4% en los desocupados, incididos únicamente por los cesantes (21,2%).

De acuerdo con los expuesto por la directora nacional del INE, Sandra Quijada, las personas desocupadas en Chile fueron 941 mil, «17,4% más que en el mismo periodo del año pasado, incidida por cesantes». Además, por primera vez de julio de 2020 la tasa de ocupados cayó en términos desestacionalizados, destruyéndose 19.410 empleos con respecto al trimestre previo.

Los ocupados en el primer trimestre fueron 8.148.210, mientras que en el trimestre móvil anterior se anotaron 8.167.620. Quijada explicó que, efectivamente, mirándolo de forma desestacionalizada, es la primera caída de la ocupación desde el peak de la pandemia, pero acotó que «para hacer un buen análisis y correcto para comparación de cifras, se debe hacer con ajuste estacional».

En ese sentido, en doce meses, la estimación total de ocupados decreció 8,9% -lo que corresponde a 794 mil personas-, incidida tanto por las mujeres (-11,3%) como por los hombres (-7,2%).

Si bien las cuarentenas pudieron haber incidido, según Quijada no necesariamente tiene que ver con eso y sostuvo que «este trimestre móvil tiene en su estimación enero, febrero y marzo. Las cuarentenas se generan durante la última semana de marzo, por lo tanto, si hay un efecto, este es bastante menor y no lo podemos recoger de manera completa. Tenemos que esperar hasta el próximo trimestre móvil para ver esto», resaltando los resultados tienen que ver con el aumento de los cesantes.

«La tasa de ocupación que alcanza un 71,4% para toda la población, 82,4% para hombres y 41,1% para mujeres», acotó la directora del INE.

Con todo, «es el tercer trimestre móvil consecutivos en que las mujeres presentaron un crecimiento trimestral un poco mayor que los hombres respecto a la ocupación», dijo. Asimismo, añadió que «hay un crecimiento acumulado de alrededor de 1 millón de ocupados (desde julio del año pasado). Sin embargo, vemos que la variación trimestral alcanzó su peak en agosto-octubre de 2020 y luego ha visto algunos descensos».

Por tramo etario, todos los segmentos muestran caídas, liderados por el entre 15 y 24 años. Y respecto a los ingresos, 16% de las personas indicó que hubo una baja en 12 meses.

La contracción de los ocupados fue influida por comercio (-9,5%), alojamiento y servicio de comidas (-26,5%) y hogares como empleadores (-28,8%). En tanto, por categoría ocupacional, los principales descensos se observaron en asalariados informales (-22,6%) y asalariados formales (-4,6%).

Por su parte, debido a la implementación de la ley de protección al empleo, los ocupados ausentes, que representan el 13,2% del total de ocupados, decrecieron 3%, equivalente a 33.600 personas.

Mientras que la tasa de ocupación informal alcanzó 26,7%, decreciendo 2,2 pp. en doce meses. Asimismo, los ocupados informales disminuyeron 15,7%, incididos tanto por las mujeres (-20,6%) como por los hombres (-11,8%), y por asalariados privados (-24,3%).

En tanto, la población fuera de la fuerza de trabajo aumentó 15,6% influida por los inactivos habituales (26,8%) y los iniciadores (4,8%). A su vez, según Quijada, el 10,3% de lo ocupados está «realizando tareas en su trabajo en forma remota o a distancia».