Luego de dos años y medio de proceso de evaluación por parte de la organización global Sistema B, Viña Concha y Toro recibió la certificación como Empresa B, la cual reconoce a aquellas compañías que cumplen con altos estándares de gestión ambiental, gobernanza y desempeño social.

Las filiales productivas que forman parte del Grupo, Concha y Toro (Chile) Viña Cono Sur (Chile) y Bodega Trivento (Argentina) también recibieron la certificación tras alcanzar los requisitos, sumándose a Fetzer Vineyards (Estados Unidos) que ya contaba con este sello desde 2015.

“Esta certificación es un paso firme en nuestro compromiso empresarial con las temáticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo, que son parte fundamental de nuestros pilares de crecimiento. Ser parte de este movimiento global es emprender un camino de constante mejora, buscando generar desde nuestro negocio un impacto positivo y hacer una contribución a los desafíos globales”, señaló Eduardo Guilisasti, Gerente General de Viña Concha y Toro.

De esta forma, la compañía se convierte en la empresa vitivinícola más grande en sumarse a este movimiento global, que reúne cerca de 4.000 empresas en todo el mundo que trabajan para generar un cambio sistémico y construir un modelo económico equitativo, inclusivo y regenerativo para las personas y el planeta.

«Celebramos y recibimos con alegría la certificación del holding Viña Concha y Toro como Empresa B, la que se convierte en la primera empresa B chilena abierta en bolsa. Esta certificación nos demuestra que es posible compatibilizar productos de gran calidad y rentabilidad financiera, con la adquisición de un compromiso de mejora continua en los impactos sociales y ambientales de la empresa. Es un hito histórico para el Movimiento B en Chile y un ejemplo que esperamos sea seguido por otras empresas de mayor tamaño, de este y otros sectores productivos», señaló Josefa Monge, Presidenta Ejecutiva Sistema B Chile.