El ministro de Educación, Raúl Figueroa, insistió que es un número menor en comparación a los 5 mil establecimientos que abrieron sus puertas el 1 de marzo. Agregó que los casos de contagio «son siempre sospechosos, estrechos o confirmados que vienen de afuera».

Este lunes se cumple una semana desde el inicio del retorno a clases presenciales y, a la fecha, más de 5 mil establecimientos han abierto sus puertas, según los datos del Ministerio de Educación (Mineduc).

Sin embargo, según el el jefe de la cartera, Raúl Figueroa, 50 colegios han debido suspender sus actividades debido a casos de COVID-19.

El ministro sostuvo que estos no se han producido al interior de los establecimientos, sino que “vienen de afuera”.

Figueroa aseguró que la cifra representa un pequeño grupo en comparación al universo total, por lo que llamó a confiar en los protocolos dispuestos ante la aparición de eventuales casos.

Además, insistió en que “hasta ahora no ha habido ningún caso de COVID que se haya generado en los establecimientos, son siempre casos sospechosos, estrechos o confirmados que vienen de afuera”, dijo a Radio Universo.

“La primera semana, solo en el ámbito escolar, teníamos tres mil establecimientos con clases presenciales y dos mil en educación parvularia, es decir, cinco mil en total. De ellos, solo en 50 se han tenido aplicar una fase del protocolo de actuación para el evento que se encuentran casos sospechosos de contagios de COVID. Estamos hablando del 1% de todo aquello que está en clases presenciales”, detalló el ministro.

Pese a estas situaciones, el secretario de Estado explicó que “solo en algunos se ha tenido que cerrar el colegio completo para seguir las clases a distancia, en otros lo que ocurre es que se suspende un curso o un nivel para evitar que esto se propague“.

Por otra parte, se refirió a los dichos del presidente del Colegio de Profesores, Carlos Díaz, quien “exigió” que se suspendan las clases presenciales.

“Yo escucho hoy día las declaraciones del presidente del Colegio de Profesores y ciertamente que es muy contradictorio. De decir que las clases presenciales son fundamentales, de que es importante que se haga de manera segura, de que tiene que ser de manera participativa, cosas que están ocurriendo, a tener una actitud muy dura… pero es muy del gremio, los profesores tienen una actitud diferente”, dijo la autoridad.

Según Figueroa, la organización docente “ha tenido un discurso ambiguo, que no colabora mucho, porque acá todos tenemos que ponernos detrás de un mismo objetivo que es el bienestar de nuestros niños, de nuestros alumnos”.

Finalmente, recordó que aquellas comunas que se encuentren en cuarentena no tienen clases presenciales y que sólo se pueden suspender desde la fase de 2 Transición.