Aún viven en Primera

218

Escribe Manuel Polgatiz, Periodista y Comentarista Deportivo.

Toda Rancagua los vio con la ilusión, no de dejar al rival en la «B», sino más bien, de demostrar que eran más que el rival. Pero hubo obstáculos intangibles y otros casi irrisorios, que hicieron presagiar un ya asignado final.

Ver correr como ratas a las ausentes visitantes, fue un agrado para aquellos que en 100 años de fútbol, fueron testigos de los pisoteos constantes y permanentes de los mal llamados grandes, que por décadas se llenaron de gloria sobre la base de manotazos arbitrarios y funescos, sin contrapeso en sesiones oscuras de presidentes, acusados de malversaciones públicas varias e impunes en la legislación chilena.

Cómo olvidar a aquel gerente de O’Higgins, imputado de ser más gentil con las damas, con raras negociaciones al extranjero y que terminó quebrando a un grande de sur, en compañía del «delincuente» -Jadue.

Si hasta a combos, aún vive en sociedad sin que nadie lo moleste en su grandilocuente Audi.

Dalcio, diste una clase de humildad y seguridad, fuiste capaz de destruir los mitos y destrabar los obstáculos. Le diste una identidad al equipo que no encontraba desde la era «Arán», técnico desechable y extrañamente poco reconocido, al igual que tú.

Pero al final del día, el pueblo te reconoce, porque no vendes «humo», hablas en español sin teorismo, adoptas panza (como el 99% de los hinchas), y te la juega a concho por la camiseta.

¡O’Higgins extiende su permanencia en primera y eso ES LO MÁS IMPORTANTE, los demás, a llorar a la FIFA! (csm qué corruptos).