El ex subsecretario de Redes Asistenciales precisó que sus cuestionamientos no apuntan al informe, sino a un presunto uso político que se ha hecho de él para «tratar de enlodar el trabajo, manchando mi nombre».

El ex subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, se refirió al informe de la Contraloría General de la República (CGR) que indica que en los proceso de contratación de las residencias sanitarias se emitieron órdenes de compra sin certeza real sobre la capacidad disponible de las instalaciones.

En entrevista con ADN, el candidato a la Convención Constitucional por el Distrito 9 dijo que “lo que he revisado de las auditorías que han salido de Contraloría es que no ha habido un pago irregular, sí han habido observaciones. Si hubiera un peso adicional pagado, uno puede cobrarla con las boletas de garantía”.

Zúñiga resaltó que lo cuestionado por la CGR son “procedimientos administrativos” y argumentó que durante la pandemia, debido a la rapidez exigida al Ministerio de Salud, no se pudo hacer licitaciones. “Tenemos que contextualizar que estamos en una pandemia, no hubo tiempo para realizar unas bases que fueran iguales para todos”, explicó.

El ex subsecretario afirmó que él no cuestiona el informe mismo de la Contraloría, sino el presunto uso político que se ha hecho de él.

“Cuestionar el trabajo por un tema de control interno de la Subsecretaría de Redes, de 160 mil trabajadores, es un poco mezquino para todo lo que estamos viendo, considerando que ayer fue un día feliz que abre una luz de esperanza para todo este proceso. Del informe no cuestiono nada, pero el mal uso de ese informe y tratar de enlodar el trabajo, manchando mi nombre, que implica dañar el trabajo de 160 mil trabajadores de la salud, creo que no corresponde”, señaló.

Finalmente, agregó que “por un lado la Contraloría tiene que hacer su trabajo, es nuestro órgano fiscalizador, y por otro es el mal uso de estos informes y las malas interpretaciones que se hacen de él“.