Diputada Troncoso llama a aprobar proyecto que prohíbe a colegios exigir textos escolares de una determinada editorial

109

La parlamentaria calificó como “urgente” el tener aprobada la iniciativa antes de que se reinicie el año escolar en el país, como una forma de aliviar los gastos en que incurren las familias chilenas durante marzo.

La diputada por la Región de O’Higgins, Virginia Troncoso, llamó a aprobar lo antes posible un proyecto de ley que prohíbe a los establecimientos educacionales exigir la compra de textos escolares de una editorial en específico, como una manera de aliviar los enormes gastos en que suelen incurrir los padres y apoderados durante el mes de marzo.

Al respecto, la parlamentaria explicó que la iniciativa ya fue aprobada por la Cámara de Diputados casi por unanimidad, por lo que sólo resta que sea discutida y despachada por el Senado en su segundo trámite constitucional, ojalá antes del inicio del año escolar.

“Aún estamos viviendo los enormes costos económicos que trajo esta pandemia en nuestro país, por lo tanto debemos buscar todas las alternativas para hacer más llevadero el inicio del año escolar para las familias chilenas, y una forma es precisamente prohibiendo que los colegios exijan textos escolares de una determinada marca, sabiendo que existen editoriales que tienen casi el monopolio a nivel nacional con precios que son realmente excesivos”, sostuvo Troncoso.

En esa línea, la diputada recordó incluso que “muchos colegios particulares privados antes eran subvencionados, por lo tanto las comunidades educativas están compuestas en su mayoría por familias de clase media, que hacen un enorme esfuerzo para mantener a sus hijos en el mismo establecimiento y no tener que cambiarlos producto de la crisis económica”.

Por lo tanto, agregó que “es indispensable aprobar este proyecto, que también le prohíbe a los establecimientos exigir útiles y materiales de una marca en específico”.

En cuanto a las sanciones que establece la iniciativa, la parlamentaria por O’Higgins detalló que los colegios que no cumplan con tal disposición se arriesgan a recibir multas de entre 25 y 75 UTM por cada estudiante que se vea afectado.