Ha sido el último día completo en el cargo para el 45º Presidente de Estados Unidos. Donald Trump acaba de abandonar la Casa Blanca para dirigirse a su residencia de Mar-a-Lago en Florida, donde se convertirá en uno de los pocos presidentes estadounidenses de la historia en no asistir a la investidura de su sucesor.

(Por Juan Carlos De Santos Pascual • Euronews).- En un mensaje difícilmente audible debido al ruido del helicóptero que les transportaba a una base militar antes de volar a Florida, Donald Trump, junto a Melania, ha dado las gracias por lo que considera «el honor de toda una vida». No está claro si era una declaración de intenciones o una fórmula de cortesía hacia los periodistas allí reunidos pero también ha dicho que espera que no sea un «adios a largo plazo» y que «volvamos a vernos pronto».

Para finalizar su mandato ha enviado un video de despedida. En él ha sorprendido a muchos deseando suerte a su sucesor, aunque sin mencionar el nombre de Joe Biden.

Donald Trump, presidente saliente de EE.UU. ha señalado: «Estoy ante ustedes realmente orgulloso de lo que hemos logrado juntos. Hicimos lo que vinimos a hacer y mucho más. Esta semana, estrenamos una nueva administración y esperamos que tenga éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero. Les enviamos nuestros mejores deseos y también esperemos que tengan suerte, una palabra muy importante».

Revés y caída de Donald Trump

Ha querido dirigirse también a los ciudadanos en su despedida: «Luché por ti. Luché por tu familia. Luché por nuestro país. Sobre todo, luché por Estados Unidos y todo lo que representa, y eso es seguridad, fuerza, orgullo y libertad. Ahora, mientras me preparo para entregar el poder a una nueva administración al mediodía del miércoles, quiero que sepan que el movimiento que comenzamos está apenas comenzando».

Además de los indultos que tradicionalmente ofrecen los presidentes salientes en sus últimas horas en el cargo. Donald Trump deja otro legado. Es el único presidente de los EE.UU. que ha tenido un doble proceso de destitución. Hasta uno de los mayores aliados de Trump, el republicano Mitch McConnell, ha roto con el mandatario.

El senador Mitch McConnell del partido republicano ha apuntado: «La última vez que el Senado se reunió, acabábamos de reclamar el Capitolio a los criminales violentos que trataron de impedir que el Congreso cumpliera con su deber. La turba se alimentó de mentiras. Fueron provocados por el presidente y otra gente poderosa».

Trump no ha concedido en ningún momento esta elección a Joe Biden y es una de las muchas cosas que se quedaron pendientes tras la toma de posesión. Trump vuelve a Florida como el primer presidente que se salta la toma de posesión de su sucesor desde Andrew Johnson en 1869.