El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua condenó a Ángel Andrés González Morales a la pena de 9 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito de violación de menor de 14 años. Ilícito perpetrado en el 2012, en la comuna de San Vicente.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por las magistrados David Gómez Palma (presidente), Raúl Baldomino Díaz y Rocío Castelló Cordero (redactora)– aplicó, además, a González Morales las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena; más el pago del 50 por ciento de las costas del proceso.

Asimismo, el tribunal impuso al sentenciado las accesorias especiales de interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa; la sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los 10 años siguientes al cumplimiento de la pena principal y a la inhabilitación absoluta perpetua para cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que entre julio y el 1 de septiembre de 2012, González Morales procedió a realizar tocaciones y a violar a un sobrino, menor de 12 años a la época de ocurrencia de los hechos. Delito perpetrado “(…) en el domicilio de los abuelos de la víctima, ubicado en el sector de Tunca de la comuna de San Vicente, teniendo en cuenta a su vez que con fecha 7 de agosto de 2012 el imputado interceptó al menor del camino del colegio a la casa, lugar en el cual lo forzó a irse con él, situación que no logró, quedando el niño con contusiones en el hombro izquierdo según hoja de constatación de lesiones”.