El proyecto, que se gestó a través de mesas de trabajo con la comunidad, permitirá conectar a 18 familias del sector que no contaban con el servicio de alcantarillado. La iniciativa, además, contempla un arranque de agua potable para una nueva vivienda unifamiliar de la comunidad y la instalación de un grifo que ayude en el combate de posibles incendios.

Este viernes y con la presencia de algunos representantes de la comunidad – dada las exigencias de la autoridad sanitaria -, Essbio junto a la Fundación Huella Local – organización sin fines de lucro que apoya la gestión municipal de localidades vulnerables y/o aisladas mediante el desarrollo de proyectos de infraestructura de alto impacto social – hicieron la entrega del proyecto Saneamiento de Aguas Servidas para las vecinas y vecinos del sector de Santa Amalia, que permitirá que 18 familias tengan acceso a tratar sus aguas servidas.

El gerente regional de Essbio para O’Higgins, Víctor Hugo Bustamante, señaló que “este proyecto es un importante hito en cuanto a nuestro trabajo con la comunidad, ya que se gestó tras mesas de trabajo con los vecinos del sector y con la gestión de la Fundación Huella Local. Esto permitirá mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad y fortalecer nuestro compromiso de acceso universal al agua”.

El ejecutivo agregó que el proyecto fue diseñado de manera colaborativa con la Fundación Huella Local y financiado y ejecutado por Essbio. “La iniciativa contempla la construcción de 3 macro fosas y 7 fosas individuales que entregarán un servicio de saneamiento a la comunidad, además de la instalación de un grifo para el sector”, señaló Bustamante.

Por su parte, Gonzalo Vial Luarte, director ejecutivo de Huella Local, señaló que “este proyecto es un hito en materia de acceso a servicios básicos en la zona rural de Rancagua,  es un apoyo directo el cual beneficia en la calidad de vida de estas familias, por lo que como fundación estamos muy agradecidos por la posibilidad de contribuir en este diálogo, el cual sin dudas genera un impacto positivo”.

La iniciativa, que beneficiará directamente a cerca de 80 personas, se llevó a cabo entre junio y noviembre del presente año, cumpliendo un exigente protocolo de salud por parte de los trabajadores y profesionales que participaron en la etapa de ejecución.